Congreso colombiano archiva la reforma laboral, uno de los pilares del presidente Petro

 


Colombia

El Congreso de Colombia ha dado un giro sorprendente al archivar la reforma laboral propuesta por el gobierno de Gustavo Petro. Esta reforma, que fue uno de los pilares fundamentales de su campaña que lo llevó al poder el año pasado, no logró avanzar debido a la falta de asistencia necesaria en una comisión del Legislativo, lo que finalmente resultó en su hundimiento por falta de tiempo para continuar su trámite en el Congreso.

El presidente colombiano, Gustavo Petro, no ocultó su preocupación y calificó el fracaso de la reforma laboral como "muy grave". En sus declaraciones, acusó a los "dueños del capital y de los medios" de haber "cooptado" al Congreso, actuando en contra de la dignidad del pueblo trabajador.

La polémica generada por la propuesta de Petro no fue en vano, ya que introdujo cambios significativos en las condiciones laborales de ciertos trabajadores. Entre las medidas destacadas se encontraba la priorización de los contratos a término indefinido para garantizar la estabilidad laboral, el aumento de requisitos para despidos y una mejora en los pagos a los trabajadores por jornadas nocturnas, entre otros puntos.

Sin embargo, varios expertos económicos expresaron preocupación por los efectos de esta reforma. El economista Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, advirtió que el aumento de los costos laborales para las empresas podría conducir al desempleo y la informalidad. Juliana Morad Acero, directora del Departamento de Derecho Laboral de la Universidad Javeriana, también compartió esta preocupación y señaló que muchos empleadores en Colombia no tienen los recursos para asumir nuevos costos laborales.

El rechazo a la reforma también tuvo implicaciones políticas para Petro, ya que representa un duro revés en sus propuestas clave, incluyendo modificaciones en el sistema de salud y pensiones. Además, enfrenta una crisis política e institucional debido a señalamientos de posibles delitos durante su campaña y en el ejercicio de la presidencia.

En medio de este escenario, algunos sindicatos mostraron su descontento y acusaron a los congresistas opositores de utilizar "triquiñuelas" para archivar la reforma laboral.

El gobierno no se da por vencido y ha anunciado que presentará nuevamente la reforma en unas semanas, durante las sesiones ordinarias del Congreso. Sin embargo, el rechazo inicial de la propuesta ha sido interpretado por algunos analistas como un cambio en la actitud de la mayoría de los partidos políticos hacia Petro.

El futuro de la reforma laboral sigue siendo incierto, y mientras tanto, Colombia se enfrenta a un ambiente político y económico tenso, con desafíos pendientes en el ámbito laboral, de salud y pensiones. La incertidumbre prevalece en el horizonte político del país, y los próximos pasos de Petro y su gobierno serán cruciales para abordar las necesidades y preocupaciones de los trabajadores y el pueblo colombiano en general.

Redacción Sufragio 

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68