Santiago Peña, presidente de Paraguay, enfrenta su primera rendición de cuentas con retos de crecimiento

 

Paraguay

Paraguay enfrenta la necesidad urgente de mejorar y aumentar su gasto en infraestructura y capital humano para acelerar su crecimiento económico, que actualmente tiene una tendencia de 3.5%, según el economista Rodrigo Ibarrola del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep). Este es uno de los principales desafíos para el gobierno de Santiago Peña.

Este lunes, el presidente Peña presentará su primer informe de gestión ante el Congreso, donde se espera que destaque sus logros económicos y sociales, alcanzados gracias a la gobernabilidad otorgada por el Partido Colorado.

A pesar de los esfuerzos, el Gobierno admite que no hay suficiente alimento para el programa Hambre Cero: "Se tendrá que sacar de algún lado sin importar la forma." Para el economista Ibarrola, estas acciones son insuficientes si no se duplica el gasto en salud y se incrementa un 66% en educación. La productividad de los jóvenes en su vida laboral es solo del 53% de su potencial debido a la falta de acceso a servicios de salud y educación de calidad.

Ibarrola también destaca que, aunque Paraguay es una pequeña economía con abundantes recursos, sigue siendo muy vulnerable a los fenómenos climáticos. Es esencial acelerar las transformaciones estructurales y la diversificación económica. Un ejemplo de esta necesidad es que la superficie cultivada y el hato ganadero se han mantenido estables durante los últimos 10 años.

La necesidad de movilizar recursos y aumentar la recaudación ha sido subrayada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), señala Ibarrola. Sin embargo, Peña solo proyecta un aumento del 1% en el PIB a través de la Dirección Nacional de Ingresos Tributarios (DNIT), una cifra insuficiente para lograr un crecimiento real. Además, la continuidad de la agenda acordada con el FMI por el anterior gobierno compromete el déficit al 1.5% del PIB para 2026, lo cual Peña pretende lograr a expensas de la obra pública.

En sus primeros 11 meses, el gobierno de Peña ha logrado avances como la creación de la Superintendencia de Valores y la de Jubilaciones, la ley del servicio civil, y la creación del Ministerio de Economía y de la DNIT. Uno de sus mayores logros es el acuerdo con Brasil sobre el aumento de la tarifa energética de Itaipú, aunque el programa Hambre Cero sigue enfrentando retos significativos debido a la falta de recursos.

En el ámbito internacional, Peña se ha alineado con Estados Unidos, lo que ha influido en su relación con Taiwán y su distanciamiento de China y Rusia. Además, ha buscado fortalecer lazos con Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, y Qatar, y ha normalizado relaciones con Venezuela. Internamente, el gobierno ha sido criticado por el nepotismo y por intentar aumentar los salarios de sus ministros en medio de ajustes económicos.

Fuente: La Política Online

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72