La investigación del hijo de Petro arrestado por presunto lavado de activos



Internacional 

El domingo un juzgado en Bogotá formalizó la captura de Nicolás Petro Burgos, hijo del presidente de Colombia, Gustavo Petro, y de su exesposa Daysuris Vásquez. Ambos fueron arrestados por presunto delito de lavado de activos, según informó la Fiscalía.

El juez declaró como legales los procedimientos de captura llevados a cabo el sábado en sus lugares de residencia en Barranquilla, la capital del departamento del Atlántico, desde donde fueron trasladados el mismo día en avión a Bogotá.

La decisión judicial también avaló como legales los "allanamientos, registro e incautación con fines de decomiso de elementos que serían útiles para la investigación y que adquieren la calidad de material probatorio o evidencia física", como lo informó la Fiscalía en un comunicado.

Durante una audiencia que duró ocho horas, el Juzgado Penal Municipal 74, con funciones de control de garantías, reafirmó que todos los requisitos constitucionales y legales se cumplieron en el procedimiento de detención.

En las próximas horas, se espera que la Fiscalía impute a Nicolás Petro los cargos de lavado de activos y enriquecimiento ilícito, mientras que a su exesposa se le imputarán los cargos de lavado de activos y violación de datos personales, según se agregó en la información.

La captura de la pareja se originó a raíz de una investigación iniciada por la Fiscalía en marzo pasado, después de que la exesposa concediera una entrevista a la revista Semana. En esa entrevista, reveló que Nicolás Petro recibió una suma considerable de dinero de un narcotraficante para la campaña electoral de su padre, el actual presidente Gustavo Petro, y que él se quedó con ese dinero.

Según el relato de Vásquez, también detenida, el narcotraficante Samuel Santander Lopesierra, conocido como "el hombre Marlboro", entregó a Nicolás Petro más de 600 millones de pesos (alrededor de 153,000 dólares) para la campaña de su padre. La mujer afirmó que ese dinero nunca llegó legalmente a la campaña porque su hijo se lo quedó, al igual que otras sumas entregadas por el controvertido empresario Alfonso "Turco" Hilsaca, que ascendieron a 200 millones de pesos (unos 51,000 dólares) y tampoco llegaron a la campaña.

Tras enterarse de la noticia, el presidente Petro expresó su dolor como padre y persona, y aseguró que la Fiscalía tendría todas las garantías para proceder de acuerdo con la ley. Además, reafirmó que no intervendrá ni presionará las decisiones de la Fiscalía para favorecer a su hijo y agregó que espera que estos sucesos sirvan para que su hijo reflexione sobre sus errores.

Fuente: Semana, CNN, Agencias

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68