Ritmos que trascienden: Celebrando el Día Internacional del Reggae

 

Bites

Jamaica, una isla pequeña pero poderosa, ha marcado una huella indeleble en la música global. Desde el mento y el ska hasta el reggae, el dub y el dancehall, los géneros musicales autóctonos han capturado corazones y pistas de baile en todo el mundo desde hace más de medio siglo.

Durante las décadas de los 60, 70 y 80, Jamaica experimentó una explosión cultural que resonó globalmente. Aunque Bob Marley es el nombre más reconocido, la escena musical jamaicana también fue moldeada por artistas como Toots and the Maytals, Lee "Scratch" Perry, Jimmy Cliff, Desmond Dekker y Peter Tosh, quienes sentaron las bases de un estilo único.

¿Qué define al reggae? Surgido como una evolución natural del rocksteady y el ska, el reggae se caracteriza por sus ritmos repetitivos de guitarra en el offbeat, líneas de bajo envolventes y secciones de viento distintivas. Inspirado en tradiciones musicales locales como el mento y el calypso, y enriquecido con influencias del jazz y el rhythm and blues, el reggae nació con un ritmo que algunos han llamado "el latido del corazón", destinado a conquistar el mundo.

Desde Kingston hasta Londres, el reggae encontró un segundo hogar en el Reino Unido gracias a migrantes jamaicanos que llevaron consigo sus ritmos vibrantes. Chris Blackwell, fundador de Island Records en Jamaica, jugó un papel crucial al promover la música jamaicana en Londres, mientras locutores como John Peel de la BBC popularizaban el género en todo el país. La película 'The Harder They Come' (1972), protagonizada por Jimmy Cliff, y la versión de Eric Clapton de "I Shot the Sheriff" de Bob Marley en 1974 catapultaron al reggae a la corriente principal global.

Bob Marley, hijo de una mujer afrojamaicana y un marinero inglés, se convirtió en el ícono indiscutible del reggae con The Wailers. Más que un músico, Marley fue un activista político que abogó por la paz en Jamaica y promovió la fe rastafari, una fusión de panafricanismo y tradiciones judeocristianas.

Pero el reggae es más que música; es espiritualidad. Los rastafaris veneran a Haile Selassie I como la reencarnación de Dios, conocido como Jah, un tema recurrente en sus canciones que refleja su creencia en la redención de los descendientes de los antiguos israelitas. Este vínculo espiritual con Etiopía se manifiesta en los colores de la bandera rastafari: verde, amarillo y rojo.

Hoy, cada 1 de julio desde 1994, se celebra el Día Internacional del Reggae. Una jornada para honrar un género que ha dado origen a otros como el dancehall, el dub y el raggamufin. El reggae continúa resonando como un llamado a la paz, la justicia y la unidad, trascendiendo fronteras y conectando culturas a través de su poderosa vibración musical.

Fuente: Los 40

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72