Policía Federal de Brasil implica a Bolsonaro en esquema de subasta de joyas y regalos

 

Brasil

El ex presidente brasileño Jair Bolsonaro enfrenta acusaciones serias por parte de la Policía Federal de Brasil, que lo implican en un esquema de desvío de regalos recibidos durante visitas oficiales al extranjero, valorados en aproximadamente 1,2 millones de dólares. Según un informe divulgado recientemente, Bolsonaro y otras 11 personas fueron imputadas por delitos que incluyen apropiación de bien público, lavado de dinero y asociación para delinquir.

La investigación policial detalla que Bolsonaro se benefició personalmente del desvío de estos regalos, utilizando artimañas para evitar su registro oficial y así apropiarse de ellos directamente. Algunos objetos, como un conjunto de joyas masculinas de oro rosa de la marca Chopard, fueron entregados al entonces ministro de Energía, Bento Albuquerque, por el Gobierno de Arabia Saudí. Estas joyas, junto con otros objetos de lujo como relojes Rolex y Patek Phillipe recibidos en visitas oficiales, fueron llevadas en el avión presidencial a Estados Unidos y subastadas poco antes del final del mandato de Bolsonaro.

Según la Policía, intermediarios del ex presidente facilitaron la venta de estas joyas para ocultar su verdadera propiedad, canalizando los fondos a través de cuentas bancarias de terceros, incluyendo la del padre del ayudante personal de Bolsonaro, quien residía oficialmente en Miami. Posteriormente, estos recursos fueron transferidos fraccionadamente de manera personal a Bolsonaro, quien permaneció en Estados Unidos después de su derrota electoral ante Luiz Inácio Lula da Silva.

El informe policial sugiere que el dinero obtenido de estas transacciones ilícitas pudo haber sido utilizado para cubrir los gastos en dólares de Bolsonaro y su familia durante su estancia en Estados Unidos. Aunque Bolsonaro ha negado los cargos, las autoridades están evaluando la presentación de una denuncia formal basada en las conclusiones de la investigación.

Fuente: Infobae

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72