Francia en búsqueda de estabilidad: Izquierda y centristas compiten por formar Gobierno

 

Francia

Tras las elecciones legislativas en Francia, el país se encuentra en una encrucijada política. Los líderes del bloque de izquierda, que obtuvo la mayoría de votos, y los centristas, aliados del presidente Macron y que quedaron en segundo lugar, compiten por ser los primeros en establecer un gobierno viable, según informaron legisladores y otras fuentes a la agencia Reuters.

El diario mexicano La Jornada informó que Francia se enfrenta a un periodo prolongado de negociaciones, lo que podría afectar negativamente su calificación crediticia, según advirtió Moody’s, una de las principales agencias de clasificación financiera.

Como la segunda economía de Europa y miembro de la OTAN, Francia está en transición hacia un posible modelo de cohabitación, donde el presidente y el primer ministro podrían tener visiones opuestas sobre la dirección del país.

La coalición Nuevo Frente Popular (NFP), que incluye al Partido Socialista y a La Francia Insumisa (LFI) de Jean-Luc Mélenchon, logró 182 diputados, con el apoyo adicional de 13 independientes de izquierda. Mientras tanto, el partido de Macron cayó a la segunda posición en la Asamblea Nacional, con 168 legisladores.

Ante una posible parálisis gubernamental, algunos expertos sugieren que Macron podría optar por nombrar un gobierno técnico, una situación inédita en Francia pero común en Italia. Un gobierno técnico tendría un papel transitorio, centrado en estabilizar las finanzas públicas, cumplir con compromisos internacionales y preparar el terreno para futuras elecciones.

La coalición de izquierda NFP ha advertido al presidente Macron sobre cualquier intento de evitar nombrar a un primer ministro de su bloque, considerando democráticamente inaceptable mantener a Gabriel Attal al frente del gobierno, lo que sería visto como un intento de eludir los resultados electorales.

El NFP planea presentar esta semana su propuesta para primer ministro, con nombres como Olivier Faure, primer secretario del Partido Socialista, y Boris Vallaud, presidente del grupo socialista en la Asamblea Nacional, entre los más mencionados. Jean-Luc Mélenchon, líder de La Francia Insumisa, también sugirió a Mathilde Panot, jefa de su grupo parlamentario.

Desde el campo macronista, Édouard Philippe, ex primer ministro de Macron, ha pedido que el puesto de primer ministro sea para una figura de la derecha. Philippe sugirió que las fuerzas macronistas y el partido conservador Los Republicanos (LR), aunque no actúan como bloque, podrían formar un acuerdo técnico para gestionar el país durante al menos un año, el tiempo requerido por la Constitución para repetir las elecciones legislativas.

El reto ahora es garantizar la estabilidad a corto plazo, según Philippe, quien lidera el partido de centro-derecha Horizonts, parte del bloque macronista.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72