Xiomara Castro impulsa reforma histórica contra el crimen organizado en Honduras

 

Honduras

Honduras se prepara para una reforma legislativa contundente que redefinirá la lucha contra el crimen organizado, con el objetivo de combatir el narcotráfico mediante medidas que podrían calificarlo como terrorismo. La presidenta Xiomara Castro ha anunciado un ambicioso plan que incluye la construcción de una prisión para 20,000 reclusos y la emisión de órdenes de búsqueda para líderes criminales extraditables.

El anuncio se realizó tras una reunión del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, donde se presentó el "Plan de Soluciones Radicales contra el Crimen Organizado". Este plan, compuesto por 14 normativas, tiene como meta principal reducir la criminalidad en las zonas más afectadas del país.

Desde que asumió la presidencia, Castro ha declarado una emergencia nacional por la inseguridad, desatando una ofensiva contra las organizaciones criminales en Honduras. Según el ministro de Seguridad, Gustavo Sánchez, los homicidios han bajado un 23% en los primeros cinco meses de 2024 en comparación con el año anterior, aunque la cifra de 1,069 asesinatos aún es alarmante.

El plan también insta al Congreso Nacional a reformar el Código Penal para ampliar el uso de la prisión preventiva y permitir juicios colectivos para los acusados de crímenes como narcotráfico, extorsión y lavado de activos. Asimismo, se propone que los miembros de maras, pandillas y bandas del crimen organizado que cometan estos delitos sean tratados como terroristas según la ley.

Sin embargo, estas medidas han generado preocupación internacional. Organizaciones como Amnistía Internacional han expresado serias inquietudes sobre posibles violaciones de derechos humanos en la aplicación de estas políticas, señalando precedentes similares en la región que resultaron en consecuencias negativas.

El Gobierno hondureño planea la construcción de un Centro de Reclusión de Emergencia para albergar a los detenidos, situado entre las provincias de Olancho y Gracias a Dios, en el noreste del país. Esta iniciativa forma parte de un esfuerzo más amplio para fortalecer las capacidades de seguridad y enfrentar el crimen organizado de manera más efectiva en Honduras.

Fuente: Sipse

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72