Xóchitl Gálvez promete restaurar la paz en Chiapas: 'Una presidenta valiente para combatir la criminalidad'

 

México

En un evento celebrado en el municipio indígena de Zinacantán, en el estado sureño mexicano de Chiapas, Xóchitl Gálvez, candidata presidencial opositora, aseguró que, de ser elegida, traerá de vuelta la paz y la tranquilidad a la región, la cual ha sufrido recientemente el embate del crimen organizado, la inseguridad y la violencia.

Con un enfoque centrado en las necesidades de las familias, Gálvez declaró: "Pongan su confianza en mí. Tendrán una presidenta que no priorizará megaobras que representen un desvío de fondos, sino que se dedicará a devolver la paz y la tranquilidad a Chiapas. Les garantizo esto".

Dirigiéndose a la comunidad indígena tsotsil de Zinacantán durante el cierre de su campaña en Chiapas, Gálvez afirmó ser la presidenta más valiente que México haya tenido, asegurando poner fin a la impunidad y enviar a los criminales tras las rejas.

La creciente inseguridad y violencia en Chiapas, atribuida a los enfrentamientos entre grupos del crimen organizado en diversos municipios, ha sido motivo de preocupación tanto para la población local como para observadores externos. Organizaciones civiles e indígenas han denunciado un clima de "guerra civil", exacerbado por conflictos armados, la presencia de carteles del narcotráfico y el aumento de homicidios, desapariciones y desplazamientos forzados, especialmente en comunidades afines al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)

En este contexto, Gálvez se presenta como una líder con profundo conocimiento de la situación en Chiapas, destacando su experiencia previa como Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas durante el gobierno del presidente Vicente Fox.

Además, haciendo hincapié en su herencia indígena, Gálvez llamó a los votantes tsotsiles a respaldar su candidatura, prometiendo una presidencia que se preocupará genuinamente por los pueblos indígenas y sus valores fundamentales.

Por otro lado, la representante de la coalición Fuerza y Corazón por México, integrada por los Partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD), también apeló a su origen indígena, destacando su conexión con la comunidad hñähñu de Hidalgo.

En un gesto simbólico, Gálvez recibió el bastón de mando de un pueblo originario del Estado de México, comprometiéndose a brindar apoyo y recursos a los pueblos indígenas en todos los estados del país, no solo en el sureste, como ha sido el enfoque de la administración actual del presidente López Obrador.

Con los comicios del 2 de junio acercándose, los cuales son los más grandes en la historia de México, con más de 98 millones de ciudadanos llamados a las urnas para elegir más de 20,700 cargos, incluida la presidencia, Gálvez busca posicionarse como la opción que garantice seguridad y bienestar para Chiapas y todo México.

Fuente: Proceso

Artículo Anterior Artículo Siguiente