Rey Felipe VI da tradicional discurso de NocheBuena. Estas fueron las claves:



España 

En su tradicional mensaje de Nochebuena, el Rey Felipe VI ha reclamado este domingo "preservar la integridad de la Constitución". Ha recalcado que fuera de la Carta Magna "no hay democracia" y que "la división es causa de errores históricos". "No podemos permitir que el germen de la discordia se instale entre nosotros", ha dicho, subrayando el "deber moral" de preservar la "unidad de nuestro país" y la "solidaridad" entre comunidades autónomas.


Llamada

«Evitar que nunca el germen de la discordia se instale entre nosotros es un deber moral que tenemos todos. Porque no nos lo podemos permitir».


Puesta en valor

«Fuera del respeto a la Constitución no hay democracia ni convivencia posibles; no hay libertades sino imposición; no hay ley, sino arbitrariedad».


Carta Magna y España

«Fuera de la Constitución no hay una España en paz y libertad. Y junto a la Constitución, España».


Progreso

«La razón última de nuestros éxitos y progresos ha sido la unidad de nuestro país. Será la clave para afrontar con éxito los complejos retos de futuro a los que España se enfrenta hoy».


Crisis institucional

«Cada institución, comenzando por el Rey, debe situarse en el lugar que constitucionalmente le corresponde».


Respeto

«Debemos respetar también a las demás instituciones en el ejercicio de sus propias competencias y contribuir mutuamente a su fortalecimiento y a su prestigio. Debemos velar siempre por el buen nombre, la dignidad y el respeto a nuestro país».


Convivencia

«Uno de nuestros grandes activos en democracia es, precisamente, esa convivencia basada en sentimientos compartidos y en la búsqueda común del bienestar y la prosperidad de todos».


Deberes

«Deberíamos tomar mayor conciencia del gran país que tenemos, para así sentirlo más y cuidarlo entre todos».


Optimismo

«España seguirá adelante. En ese camino estará siempre la Corona; no sólo porque es mi deber como Rey, sino también porque es mi convicción».

Fuente: El Mundo 

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68