Los presidentes de EE UU y Costa Rica abordan vías para ampliar la inmigración legal



 Costa Rica - EUU

Redacción Sufragio

En un encuentro histórico que tuvo lugar este martes en la Casa Blanca, los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y Costa Rica, Rodrigo Chaves, abordaron de manera decidida la cuestión de la inmigración legal y sus desafíos en medio del creciente flujo de migrantes provenientes de América Central que buscan llegar a suelo estadounidense. El diálogo no solo se centró en las vías para reforzar y ampliar la inmigración legal, sino también en la necesidad de fortalecer los lazos económicos y fomentar la creación de empleo.

En el emblemático Despacho Oval, el presidente Biden expresó su sincero agradecimiento a su homólogo costarricense por el "liderazgo ejemplar frente a los desafíos migratorios", y también destacó la colaboración en la lucha contra la delincuencia organizada. Por su parte, el presidente Chaves enfatizó la profunda alianza entre Costa Rica y Estados Unidos, señalando que su nación "permanece como uno de los aliados más sólidos en el mundo, compartiendo intereses económicos y de seguridad".

Ambos países han experimentado un aumento notable en el número de migrantes procedentes de diversas naciones americanas. En el caso de Costa Rica, la gran mayoría de los nuevos llegados son nicaragüenses que huyen de su país en busca de condiciones de vida más seguras.

Ante este panorama, Washington ha implementado un plan estratégico para abordar la inmigración irregular que cruza su frontera sur. El plan combina dos enfoques clave: en primer lugar, una postura rigurosa hacia aquellos que intenten ingresar de manera ilegal; en segundo lugar, la colaboración estrecha con naciones como México y los países centroamericanos para permitir que los migrantes soliciten permisos de ingreso a Estados Unidos de manera segura, reduciendo así los riesgos asociados a la travesía. En este contexto, Costa Rica ha emergido como un socio valioso en esta iniciativa, especialmente debido al incremento de migrantes que llegan tras cruzar la peligrosa selva del Darién.

La cooperación entre ambos países se ha materializado en acuerdos concretos. Recientemente, en junio, se acordó una vía de acceso legal a Estados Unidos para los venezolanos y nicaragüenses que forman parte de los aproximadamente 240,000 solicitantes de asilo presentes en Costa Rica. Con un estimado de 5.5 millones de habitantes, Costa Rica ha dado luz verde a la implementación de un programa denominado "Movilidad Segura", en colaboración con Colombia y Guatemala, con el propósito de evaluar la situación de los refugiados y migrantes y considerar opciones de asentamiento en Estados Unidos, Canadá o España.

En este sentido, San José planea establecer dos centros donde los migrantes puedan presentar sus solicitudes sin tener que llegar a la frontera estadounidense. Hasta el momento, alrededor de 38,000 personas de Colombia, Guatemala y Costa Rica han registrado sus solicitudes. Unos 2,000 de ellos han sido admitidos en el programa de refugiados de Estados Unidos. Este acuerdo no solo alivia la presión sobre el sistema de acogida costarricense, sino que también busca evitar que los solicitantes de asilo renuncien a presentar sus solicitudes en Costa Rica debido a la demora en los trámites y, en su lugar, se dirijan a la frontera estadounidense.

Además de la migración, la reunión abordó otros temas cruciales, como la ciberseguridad y la lucha contra el narcotráfico. La influencia de los cárteles de la droga mexicanos y colombianos ha tenido un impacto significativo en Costa Rica, contribuyendo a un aumento en las tasas de homicidios. En respuesta, Estados Unidos ha proporcionado apoyo financiero y tecnológico, incluyendo drones de vigilancia, para fortalecer la seguridad en el país centroamericano.

La visita del presidente Chaves a la Casa Blanca, además de su importancia diplomática, ha sido una oportunidad para reafirmar el compromiso con los valores democráticos y las libertades en la región. Costa Rica se destaca como un defensor de la democracia en América Latina, y su participación en la cumbre sobre la democracia promovida por el presidente Biden en mayo pasado lo confirma. Asimismo, durante su discurso en el Instituto Estadounidense para la Paz, el presidente Chaves destacó la fortaleza de la democracia costarricense en un momento en que otros países de la región experimentan desafíos autoritarios.

En términos económicos, la reunión también abordó cuestiones comerciales, incluida la posibilidad de que Costa Rica se una al acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá.

En última instancia, este encuentro marcó un paso significativo hacia una mayor colaboración entre Estados Unidos y Costa Rica en áreas clave como inmigración, seguridad, democracia y economía.






Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72