Elecciones en Puebla: antecedentes y alianzas definen la competencia por la gubernatura



 México 

Redacción Sufragio 

El estado de Puebla, caracterizado por un sexenio accidentado que ha visto pasar cuatro gobernadores debido a trágicos eventos, ha mantenido una relativa estabilidad en cuanto a seguridad, con descensos en importantes índices delictivos.

Una pieza clave en la contienda es la aprobación del Presidente Andrés Manuel López Obrador en la entidad, un respaldo que favorece las aspiraciones del partido Morena de mantener el control de la gubernatura.

La Gobernadora panista Martha Érika Alonso Hidalgo, quien asumió el cargo tras ganar las elecciones de 2018, lamentablemente falleció en un accidente aéreo en diciembre de ese mismo año. Esta tragedia llevó al nombramiento de Guillermo Pacheco Pulido como Gobernador interino, seguido por la victoria en elecciones extraordinarias del morenista Miguel Barbosa Huerta en 2019. Después de su fallecimiento en 2022, el cargo fue ocupado por Sergio Salomón Céspedes Peregrina.

En términos de importancia política y electoral, Puebla ocupa el quinto lugar en número de habitantes y potenciales votantes a nivel nacional. En las próximas elecciones, además de elegir Gobernador, se votarán para cargos locales y federales, lo que subraya la relevancia del estado en el panorama político.

A pesar de la importancia política, las cifras de violencia muestran una tendencia a la baja en los delitos de alto impacto, con algunas excepciones. Los homicidios dolosos han disminuido tanto en números totales como en tasas por cada 100 mil habitantes, según datos del INEGI. Sin embargo, el índice de impunidad en la entidad sigue siendo preocupantemente alto, con un porcentaje significativo de delitos sin castigo.

El actual Gobernador, Sergio Salomón Céspedes, enfrenta una baja popularidad, con cifras divergentes según diferentes encuestas. En contraste, el Presidente López Obrador goza de un nivel de aprobación más alto, lo que podría influir en el resultado de las elecciones.

La coalición opositora PAN-PRI-PRD se enfrenta a un desafío significativo, ya que las encuestas sugieren que Morena tiene una ventaja en la intención de voto hacia las próximas elecciones. Entre los aspirantes de Morena se encuentran figuras con antecedentes priistas y un parentesco de primos, como el Senador Alejandro Armenta Mier y el Diputado Moisés Ignacio Mier Velazco. Por otro lado, la coalición opositora presenta figuras como el Alcalde panista Eduardo Rivera Pérez y la Diputada federal priista Blanca María del Socorro Alcalá Ruiz.

En este contexto político y electoral, la disputa por la gubernatura de Puebla se perfila como una competencia interesante y estratégica, donde las alianzas, los antecedentes y las preferencias electorales jugarán un papel crucial en la decisión final de los votantes.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68