Dina Boluarte asume el liderazgo en la Alianza del Pacífico tras turbulencias políticas



Perú

Redacción Sufragio

Después de una serie de acontecimientos políticos tumultuosos y tensiones diplomáticas en la región, la Alianza del Pacífico finalmente encuentra un nuevo liderazgo y un enfoque renovado bajo la presidencia pro tempore de la mandataria peruana Dina Boluarte.

 La transición de poder no ha sido sin obstáculos: el intento de autogolpe por parte del anterior Jefe de Estado, Pedro Castillo, y la reticencia del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para reconocer la sucesión de Boluarte, crearon un ambiente de incertidumbre.

Después de superar desafíos políticos y diplomáticos, Dina Boluarte encabezó una ceremonia de presentación en Lima, marcando un nuevo capítulo para la Alianza del Pacífico. 

En su discurso, Boluarte destacó la importancia del diálogo, el pragmatismo y la voluntad de los países miembros para avanzar hacia una mayor integración latinoamericana. A su lado, figuras clave como el primer ministro Alberto Otárola, la ministra de Relaciones Exteriores Ana Cecilia Gervasi, y otros líderes importantes, reflejaban el compromiso unificado hacia esta causa.

Los anuncios de Boluarte se centraron en impulsar una agenda destinada a mejorar la competitividad y la internacionalización de las micro y pequeñas empresas, reactivar el turismo, expandir las redes de alta velocidad y empoderar económicamente a las mujeres. Además, se enfocó en la inclusión de nuevos Estados miembros, como Ecuador y Costa Rica, así como en la consolidación de tratados comerciales con Singapur y Corea del Sur.

La presencia de representantes de Costa Rica, Ecuador, Corea y Singapur en la ceremonia subrayó la importancia de la Alianza del Pacífico como un motor de cooperación y crecimiento en la región. Boluarte expresó su determinación de fortalecer los lazos con otros países, explorando posibles tratados comerciales con Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

La mandataria resaltó los logros y el impacto económico de la Alianza del Pacífico, haciendo hincapié en su papel fundamental en el PBI de América Latina y el Caribe, el intercambio comercial regional y la inversión extranjera directa. Con una perspectiva optimista, Boluarte declaró que el Perú estaba de vuelta en la escena internacional y comprometido con una política exterior positiva y propositiva.

El respiro aparente del Ejecutivo peruano se hizo evidente en la participación de Boluarte en la Cumbre Amazónica en Bélem do Pará, marcando su debut como presidenta del país. Ahora, con el liderazgo de Boluarte, la Alianza del Pacífico parece estar lista para un nuevo capítulo de cooperación, crecimiento económico y colaboración regional.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68