Critica intento de derogar ley de aborto por partido ultraderechista en Chile

 


Chile 

La ministra de la Mujer y Equidad de Género de Chile, Antonia Orellana, expresó su preocupación el domingo debido a las declaraciones del Partido Republicano, de tendencia ultraderechista, sobre la posibilidad de derogar la actual ley de aborto en el país en el futuro si llegaran a alcanzar la mayoría en el Congreso Nacional.


En una entrevista con el medio nacional "La Tercera", la funcionaria declaró que ha iniciado conversaciones con la senadora Claudia Pascual, militante del Partido Comunista, quien lideró el proceso legislativo de la ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE), así como también con la expresidenta Michelle Bachelet. Estas acciones responden a la inquietud generada por las declaraciones del Partido Republicano y su impacto en las mujeres y niñas del país.

Orellana señaló que tras conocerse estas declaraciones, recibió mensajes de diversas organizaciones preocupadas por la situación. Contrario a lo que se podría suponer, estas organizaciones no solo incluyen a feministas radicales, sino también a aquellas que trabajan en temas vinculados a la pobreza y la infancia.

La ministra destacó que la mayoría de las mujeres que invocan la causal de violación en la ley de interrupción voluntaria del embarazo son niñas de tan solo 13 años, lo que pone de relieve la falta de sentido de realidad en la propuesta del Partido Republicano. Criminalizar a alrededor de 4.000 mujeres y niñas por un principio abstracto resultaría en graves consecuencias para ellas y para la sociedad en su conjunto.

Las declaraciones del Partido Republicano, que según las últimas encuestas ha ganado mayor identificación entre la población chilena, se realizaron la semana pasada en medio del debate sobre enmiendas constitucionales, donde esta colectividad tiene una gran influencia en el Consejo Constitucional.

El presidente del Partido Republicano, Arturo Squella, reafirmó su postura y manifestó que, en caso de convertirse en mayoría en el Congreso en el futuro, presentarán un proyecto para revisar la ley de tres causales, ya que consideran que atenta contra la vida.

Es importante recordar que la ley de interrupción voluntaria del embarazo en Chile fue promulgada en septiembre de 2017, pero aún enfrenta obstáculos significativos en su implementación. La ley permite el aborto en casos de riesgo para la madre, inviabilidad fetal y violación, buscando proteger la salud y los derechos de las mujeres en el país. La preocupación de la ministra Orellana y de diversas organizaciones se centra en preservar estos derechos y garantizar que las mujeres tengan acceso a atención segura y adecuada en situaciones difíciles.

Fuente: La Tercera

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68