Nuevo Frente Popular gana inesperadamente las elecciones en Francia, dejando atrás a Le Pen

 

Francia

En un giro sorprendente durante la segunda vuelta de las elecciones francesas, el Nuevo Frente Popular ha logrado una victoria inesperada según el recuento del Ministerio del Interior. Esta coalición de izquierda ha superado a la Agrupación Nacional de ultraderecha, que había dominado la primera ronda, relegándola al tercer puesto.

La izquierda ha conseguido una mayoría relativa en la Asamblea Nacional, con casi treinta diputados más que el bloque macronista y medio centenar más que la Agrupación Nacional de Marine Le Pen. Estrategias como el cordón sanitario contra la extrema derecha y la retirada estratégica de candidaturas han sido clave para este resultado.

El Nuevo Frente Popular obtiene 182 escaños, acompañados por 13 independientes de izquierda, mientras que la coalición macronista se sitúa en segundo lugar con 168 legisladores. La Agrupación Nacional, que había aspirado a una mayoría absoluta tras su triunfo en la primera vuelta, se conforma con 143 escaños junto a sus aliados.

Con esta distribución política inesperada, la Asamblea Nacional queda profundamente dividida y sin mayorías claras, lo que plantea incertidumbres sobre la gobernabilidad futura de Francia. La atribución de nombrar un nuevo primer ministro recae en Emmanuel Macron, quien, aunque ha recibido la dimisión de Gabriel Attal, actual primer ministro, ha solicitado que continúe en funciones para asegurar la estabilidad del país mientras se forma un nuevo gobierno surgido de estas elecciones.

La participación histórica del 66,7% del electorado en esta segunda vuelta ha sido crucial para el viraje en los resultados, reflejando la importancia y la trascendencia de estas elecciones legislativas en Francia.

Marine Le Pen ha expresado su decepción por la derrota, aunque la ha presentado como una victoria en perspectiva futura, mientras que Macron y los líderes del Nuevo Frente Popular ya están perfilando sus próximos movimientos políticos ante este nuevo escenario.

Este resultado electoral marca un punto de inflexión en la política francesa, reconfigurando el panorama político y abriendo un periodo de intensas negociaciones y alianzas en la Asamblea Nacional.

Fuente: La Sexta

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72