Costa Rica evalúa sumarse a programa de deportaciones de EE.UU., dice presidente Cháves

 

Costa Rica

Costa Rica sigue de cerca la implementación del Memorando de Entendimiento entre Panamá y Estados Unidos, un plan piloto para reducir el cruce de migrantes por la selva del Darién, frontera entre Colombia y Panamá. Este programa implica la repatriación aérea de quienes carecen de justificación legal para permanecer en la región.

Estados Unidos ahora busca que Costa Rica se una a este esfuerzo. En una entrevista exclusiva con La Estrella de Panamá, el presidente Rodrigo Cháves expresó su cautela, afirmando que antes de comprometerse, su gobierno necesita evaluar la efectividad y experiencia de Panamá en este proceso. Cháves plantea preguntas cruciales sobre las protecciones legales para los migrantes bajo la legislación costarricense y los procedimientos en caso de negativa a la deportación, esperando respuestas claras durante la implementación del Memorando.

Además, el presidente costarricense aprovechó para enviar un mensaje directo al presidente venezolano Nicolás Maduro, justo antes de las elecciones presidenciales en Venezuela.

El gobierno de José Raúl Mulino ha anunciado una estrategia específica para gestionar el paso de migrantes irregulares por la frontera colombo-panameña en el Darién. Mulino se reunió recientemente con el mandatario costarricense para discutir varios temas bilaterales, incluyendo migración. Costa Rica, siendo consciente de los factores que impulsan la migración desde diversos países, busca manejar los flujos de manera efectiva para evitar que los migrantes se queden en su territorio.

En cuanto a la posible participación de Costa Rica en el programa de deportaciones, Cháves enfatizó la necesidad de evaluar operativamente cómo se identificaría a los migrantes y cuáles serían los protocolos en caso de negativa a la deportación. Subrayó que cualquier decisión debe estar alineada con los estándares de seguridad y derechos humanos.

Este movimiento de Estados Unidos es parte de su política migratoria en evolución, y Costa Rica está considerando cuidadosamente su implicación, observando de cerca los resultados del programa en Panamá antes de tomar una decisión final.

Fuente: La Estrella de Panamá

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72