Claudia Sheinbaum recibe bastón de mando del pueblo yaqui y promete justicia para comunidades indígenas


 México

Por primera vez en la historia, la autoridad tradicional de los pueblos yaquis, conformada exclusivamente por hombres, reconoció el liderazgo de una mujer. Los ocho gobernadores tradicionales de esta etnia entregaron el bastón de mando a Claudia Sheinbaum Pardo, la futura presidenta de México, en la sagrada ramada, el epicentro de sus decisiones.

Durante la ceremonia, presenciada a distancia por un grupo de mujeres yaquis, Sheinbaum destacó la importancia de los pueblos indígenas en la nación: “Nunca más un México sin sus pueblos indígenas, nunca más un México que niegue sus raíces”.

Acompañada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien firmó un decreto para devolver 12,978 hectáreas de tierra a los yaquis, Sheinbaum aseguró la continuidad de los planes de justicia para las comunidades indígenas como un resarcimiento histórico. También se comprometió a trabajar por la aprobación de la reforma constitucional en materia de pueblos indígenas y afromexicanos, enviada al Legislativo en febrero.

López Obrador elogió a Sheinbaum, destacando su honestidad, preparación y dedicación a las causas justas, lo que provocó un aplauso entre los asistentes. La futura mandataria y el presidente supervisaron el avance del Plan de Justicia para el Pueblo Yaqui, que incluye proyectos de infraestructura como un acueducto y un distrito de riego, así como servicios educativos y de salud, con una inversión de 16,180 millones de pesos.

Sheinbaum, al recibir el bastón de mando, subrayó el compromiso de su futura administración de continuar con la Cuarta Transformación y garantizar justicia para los pueblos originarios. En su discurso, resaltó la importancia de resarcir las injusticias históricas sufridas por el pueblo yaqui y reafirmó que su administración consultará y alcanzará acuerdos de forma conjunta con las comunidades indígenas.

La futura presidenta también anunció la continuidad de los programas sociales y la implementación de dos nuevos: uno para mujeres de 60 a 64 años y otro para estudiantes de nivel básico en escuelas públicas.

La gira concluyó con el compromiso de López Obrador de regresar antes de finalizar su mandato para verificar el avance de las obras hídricas y garantizar la solución a la histórica demanda de agua del pueblo yaqui.

Fuente: La Jornada

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72