Exmandatarios de Costa Rica rechazan comparación de Chaves con regímenes totalitarios

 

Costa Rica

Los ocho expresidentes de Costa Rica de las últimas tres décadas han condenado firmemente al presidente Rodrigo Chaves Robles por sus recientes declaraciones en las que calificó a Costa Rica como una "dictadura perfecta".

En una declaración conjunta, Carlos Alvarado Quesada (2018-2022), Luis Guillermo Solís Rivera (2014-2018), Laura Chinchilla Miranda (2010-2014), Óscar Arias Sánchez (2006-2010), Abel Pacheco de la Espriella (2002-2006), Miguel Ángel Rodríguez Echeverría (1998-2002), José María Figueres Olsen (1994-1998) y Rafael Ángel Calderón Fournier (1990-1994) rechazaron enérgicamente las afirmaciones de Chaves.

En su comunicado, los exmandatarios afirmaron que Costa Rica es una democracia sólida y continua desde hace 200 años, con una robusta tradición de desarrollo institucional. Subrayaron que su respeto por el Estado de derecho, las libertades civiles y los derechos humanos es reconocido internacionalmente, destacando estos logros como fuente de orgullo para los costarricenses.

Además, lamentaron que el presidente Chaves haya equiparado erróneamente a Costa Rica con naciones como Nicaragua, Venezuela, Cuba y Corea del Norte, donde las libertades fundamentales están severamente restringidas y los ciudadanos no eligen libremente a sus gobernantes.

"Rechazamos categóricamente estas declaraciones de Chaves", señalaron los exmandatarios. "Lo hacemos para preservar la verdad histórica, honrar las luchas republicanas y democráticas de nuestros antepasados, y proteger el prestigio internacional de la democracia costarricense".

Admitieron que, como toda democracia, Costa Rica enfrenta desafíos y problemas, como la seguridad ciudadana, el crimen violento, las deficiencias en infraestructura y educación, así como las dificultades en la distribución de servicios básicos como el agua y la electricidad. Sin embargo, destacaron que estos problemas son enfrentados dentro del marco democrático, debatidos públicamente y sujetos a escrutinio y medidas correctivas por parte de los ciudadanos y los órganos de control.

Finalmente, los exmandatarios hicieron un llamado a la unidad nacional, instando a dejar de lado las divisiones partidistas y evitar ataques contra las instituciones del Estado. También advirtieron contra cualquier intento de distorsionar la historia institucional de Costa Rica.

Con esta declaración, los expresidentes buscaron no solo defender la democracia costarricense, sino también reafirmar el compromiso con los principios democráticos que han guiado al país durante su historia moderna.




Fuente: CR Hoy

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72