Debates sobre Bolivia, Nicaragua y Venezuela marcan el inicio de la Asamblea de la OEA

 

Internacional

El fallido golpe de Estado en Bolivia, la crisis política en Nicaragua y las próximas elecciones presidenciales en Venezuela fueron los temas centrales del primer debate de la 54ª Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), celebrada este jueves en la ciudad paraguaya de Luque.

En una resolución aprobada de manera extraordinaria y por aclamación a primera hora de la mañana, el foro interamericano expresó su "grave preocupación" y condenó "enérgicamente" la fallida sublevación militar del miércoles contra el gobierno del presidente boliviano, Luis Arce.

El embajador de Bolivia ante la OEA, Héctor Arce, agradeció la aprobación del documento y señaló que la “fuerte condena internacional en cuestión de minutos” fue una de las razones del fracaso del golpe, encabezado por el ahora destituido jefe del Ejército boliviano, Juan José Zuñiga.

“Este hecho nos recuerda que el reto más importante para nuestros sistemas políticos es, sin duda, garantizar la preservación de la democracia”, añadió Arce.

A pesar de que Nicaragua abandonó la OEA en noviembre por decisión del gobierno de Daniel Ortega, que gobierna autoritariamente desde 2007, la OEA aprobó por consenso una resolución instando a los Estados a “redoblar sus esfuerzos para facilitar, mediante acciones individuales o colectivas, el cese de la violación a los derechos humanos”.

Nicaragua está inmersa en una grave crisis política desde las protestas de 2018, que dejaron al menos 355 muertos a manos de las fuerzas de seguridad estatales. Desde entonces, más de 270.000 personas han tenido que exiliarse y más de 2.000 opositores han sido detenidos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El excandidato presidencial nicaragüense Juan Sebastián Chamorro afirmó a EFE que el régimen sandinista se asemeja cada vez más al de Corea del Norte y pidió a la oposición no desistir en su intento de “generar más fisuras” en los mandos que sostienen a Ortega.

El subsecretario de Estado de Estados Unidos, Richard Verma, subrayó que “esta resolución demuestra que la institución no ha olvidado al pueblo de Nicaragua” y aseguró que continuarán denunciando las acciones del régimen.

Las elecciones del 28 de julio en Venezuela, en las que el presidente Nicolás Maduro busca un tercer mandato consecutivo enfrentándose al opositor Edmundo González, también centraron parte del debate interamericano este jueves en Paraguay.

El ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Omar Paganini, expresó su esperanza de que los comicios no se conviertan en una manipulación para sostener un “régimen autoritario”, mientras que el canciller chileno, Alberto van Klaveran, solicitó que las presidenciales “se lleven adelante en conformidad con los Acuerdos de Barbados”.

Esta asamblea marca el inicio de la carrera por el liderazgo de la OEA, siendo la última del excanciller uruguayo Luis Almagro como titular de la Secretaría General, cargo que ocupó desde 2015.

Hasta ahora, los únicos interesados en liderar el foro son los cancilleres de Paraguay y Surinam, pero las candidaturas se inscribirán oficialmente en diciembre y las elecciones se celebrarán en marzo.

Varios países del Caribe denunciaron que todos los secretarios generales del organismo hasta ahora han sido hombres procedentes de América continental.

“Es el momento de considerar la rotación geográfica y el inicio de un reequilibrio hacia la paridad de género para reflejar verdaderamente la diversidad y los valores de nuestras naciones”, planteó el ministro de Relaciones Exteriores dominicano, Roberto Álvarez.

La asamblea continuará el viernes, con la elección de integrantes de distintos organismos del sistema regional, entre ellos la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Fuente: SWI

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72