Biden anuncia medidas para regularizar migrantes casados con ciudadanos estadounidenses

 

Estados Unidos

El presidente Joe Biden ha anunciado este martes una serie de nuevas medidas destinadas a regularizar a migrantes en situación irregular que llevan más de 10 años casados con ciudadanos estadounidenses. Este cambio representa una de las reformas más significativas del sistema migratorio en la última década, según el Gobierno de EE.UU. “Las acciones que estoy tomando hoy cuentan con el apoyo mayoritario del pueblo estadounidense”, declaró Biden, quien también es candidato en las elecciones presidenciales de noviembre, durante un evento en la sala Este de la Casa Blanca. El acto conmemoraba el 12º aniversario del programa DACA, que protege de la deportación a cientos de miles de migrantes llegados a EE.UU. cuando eran niños.

Estas medidas buscan diferenciarse de las políticas de su rival electoral y expresidente, Donald Trump, quien ha prometido deportaciones masivas si regresa a la Casa Blanca, describiendo a los migrantes como "veneno para la sangre de este país". Durante su mandato, Trump implementó políticas que resultaron en la separación de familias migrantes.

Biden destacó las diferencias en sus enfoques diciendo: “Cuando (Trump) fue presidente, separó familias y niños en la frontera. Ahora propone arrancar a esposos e hijos de sus familias y colocarlos en campos de detención. Las medidas que anuncio hoy muestran un camino mejor. No separan a las familias”, señaló Biden, rodeado de activistas y legisladores.

La Casa Blanca estima que alrededor de medio millón de personas podrían beneficiarse de estos cambios, que se implementarán a finales del verano. Además, facilitarán que los jóvenes inmigrantes sin documentos, conocidos como "dreamers" (soñadores), que se hayan graduado de universidades estadounidenses y cuenten con ofertas de empleo en su campo, puedan obtener visados de trabajo con mayor rapidez.

Los hijos menores de 21 años de los cónyuges en situación irregular también podrán beneficiarse si cumplen ciertos requisitos. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) estima que unos 50,000 jóvenes podrían acogerse a estas nuevas disposiciones.

En términos generales, los extranjeros casados con ciudadanos estadounidenses tienen derecho a un permiso de residencia. Sin embargo, aquellos que ingresaron al país de manera irregular deben salir y esperar hasta una década para presentar su solicitud, un proceso que muchas veces desalienta la regularización. Las nuevas medidas permitirán solicitar una autorización excepcional, conocida como "parole in place", que permitirá a los solicitantes tramitar su residencia sin abandonar EE.UU., y recibirán un permiso de trabajo si su solicitud es aceptada.

El DHS revisará caso por caso para asegurar que los solicitantes no representen una amenaza para la seguridad nacional y que cumplan con los requisitos, incluyendo estar casados legalmente con un ciudadano estadounidense desde al menos el 17 de junio de 2024 y haber vivido en EE.UU. por al menos 10 años.

Esta reforma busca fortalecer la unidad familiar y la economía, ayudando a los ciudadanos estadounidenses y sus familias a permanecer juntos. Sin embargo, la Casa Blanca reconoce que se necesita una reforma más profunda del sistema migratorio. El Congreso debe tomar medidas decisivas, ya que es el único que puede proporcionar estabilidad permanente a los "soñadores" y sus familias.

En resumen, estas nuevas disposiciones se consideran uno de los cambios más significativos desde el programa DACA de 2012, y buscan ofrecer un alivio a las familias de estatus mixto, que han quedado en una especie de limbo legal. La opinión pública generalmente apoya la regularización de cónyuges en situación irregular de ciudadanos estadounidenses, a pesar del endurecimiento de las opiniones sobre la inmigración ilegal.

Fuente: El País

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72