Sociedad 2.0: Devoradores de 5, 7 y 10”



Por: Augusto Hernández

En días pasados, han circulado y hechos virales videos que desde la ciudad de la luz (Ville lumière), nos regalan 2, 3 o más narrativas sobre cómo se vivió la llegada del naciente 2024 en los maravillosos Campos Elíseos -Les Champs-Élysées- en Paris, que reunían a cerca de 800,000 personas. La narrativa que hoy queremos atender, es la que nos permite observar que la gente “graba” los fuegos artificiales y show de drones desde sus móviles, sin que existan besos, abrazos o contacto físico alguno con el resto de los humanos presentes.

Durante este artículo, se intentará proporcionar elementos que permitan al lector, realizar un análisis sobre su actuar personal y profesional en cuanto al consumo de contenidos informativos y de entretenimiento en redes sociales o canales bajo demanda, pero, sobre todo, pueda reflexionar sobre los retos y perspectivas de la comunicación política ante lo que vivimos hoy.

Según Franklin Canaza (2018), en su artículo denominado: “La sociedad 2.0 y el espejismo de las redes sociales en la modernidad líquida”, sostiene que a finales del siglo pasado, pocos visualizaron que “… Internet absorbería con el tiempo espacios sociales, políticos, económicos y culturales”, también, considera que con la web 2.0 y su posterior consolidación, “las condiciones de privacidad, espacio y tiempo se vieron agotados por el mismo avance que este …”, con lo que desde su óptica, inició en el mundo una serie de “alteraciones en el planeta, eclosionaron nuevos lazos de identidad, de relaciones superfluas, se crearon comunidades y movimientos virtuales en el que los desamparados empezaron por buscar espacios de reconocimiento y seguridad ante las amenazas del mundo…”, de ese en lo off line.

Imposible no observar que, en la actualidad, las redes sociales se han convertido en un canal de comunicación indispensable no sólo para cualquier persona, sino también, para organizaciones, empresas o instituciones públicas o privadas. En el caso de la comunicación política y gubernamental, las redes sociales son un medio fundamental para conectar con el público objetivo, difundir mensajes y generar engagement con sus usuarios finales.

Sin embargo, consideramos que uno de los elementos de análisis, debe ser la saturación de información y oferta de contenidos existente en las redes sociales, que hace que sea cada vez más difícil captar la atención del target. Esto se debe a que los usuarios están expuestos a una gran cantidad de estímulos, tanto de carácter lúdico y educativo como informativo, que compiten por su atención.

En este contexto, es fundamental contar con una estrategia de comunicación eficaz, diseñada por especialistas y profesionales de la industria, que permita destacar los mensajes y contenidos entre el “ruido informativo”. Desde un enfoque de comunicación política, los contenidos de esta naturaleza se enfrentan a una doble dificultad y con ello, dos nuevos elementos a considerar. Por un lado, deben competir con otros contenidos de mayor interés general, como deporte, noticias de espectáculos, entretenimiento o contenido humorístico. Por otro lado, deben superar el escepticismo y la desconfianza que muchos ciudadanos tienen hacia la política, los personajes políticos y peor aún, hacia lo informativo vs lo entretenido.

Para superar estas dificultades, es necesario que los contenidos políticos sean atractivos, relevantes y oportunos. Los mensajes deben ser claros y concisos, y deben centrarse en temas que sean de interés para el público objetivo –sus problemas más sensibles o la solución brindada a ellos-. Además, es importante utilizar un lenguaje accesible y cercano, que facilite la comprensión de los mensajes.

En este sentido, las redes sociales ofrecen una gran variedad de formatos que pueden ser utilizados para difundir contenidos políticos. Los vídeos, los gifs, las infografías y los memes son formatos muy atractivos que pueden ayudar a captar la atención del público, pero pareciera que de nada servirá hacer uso de estos formatos, sino hacemos el intento de comprender qué sucede a la sociedad y cuál es nuestra responsabilidad en la generación de contenido y comunicación de valor para ella.

Los efectos negativos son inclusivos y democráticos, sí, se parece ilógico lo que se señala ¿verdad? Canaza (2018), en su artículo y desde estos elementos presentados y puestos aquí a consideración tuya, pretendemos de cierta forma analizar los efectos que Internet provoca en la sociedad, así como extravagancias que se esconden y emergen detrás de las redes sociales –sin importar nacionalidad, edad, género, raza, religión o preferencia sexual-, aquí lo incluyente de estos efectos.

Lo hacemos, utilizando de cierta forma algo del modelo cualitativo hermenéutico–interpretativo, de la investigación y del razonamiento teórico de sociólogos e investigadores como: Bauman y Castells. Quienes concluyeron que desde una óptica de la modernidad líquida y tras el aislamiento que ofrece el mundo on line, la sociedad se vuelve frágil ante los efectos de las redes sociales, las cuales, según Canaza (2018) comienzan “por adueñarse… recrear una comunidad ideal en el ciberespacio, acogiendo a miles de usuarios, en el que sentirse solos, ya no es una posibilidad”; Sin embargo, existe la posibilidad que en la singularidad de este “ecosistema líquido”, la utopía, el ideal, el sueño en sí, termine siendo una pesadilla de caía eterna en un bucle.

En definitiva, la imperiosa necesidad de obtener la atención del público objetivo en redes sociales obliga a las organizaciones a desarrollar estrategias de comunicación eficaces y creativas. Los contenidos políticos deben ser atractivos, relevantes y oportunos, y deben utilizarse los formatos y plataformas adecuados para llegar al público objetivo. Además, es importante utilizar las redes sociales de forma estratégica. Las organizaciones deben definir sus objetivos de comunicación y adaptar sus contenidos a las características de cada plataforma.

Algunos consejos para obtener la atención del público objetivo en redes sociales:

Conoce a tu público objetivo. ¿Qué temas le interesan? ¿Qué plataformas utiliza? ¿Qué formatos prefiere?

Sé relevante. Centra tus mensajes en temas que sean de interés para tu público objetivo.

Sé oportuno. Publica tus mensajes cuando tu público objetivo esté más activo en redes sociales.

Utiliza formatos atractivos. Los vídeos, los gifs, las infografías y los memes son formatos muy atractivos que pueden ayudar a captar la atención.

Sé creativo. Busca nuevas formas de comunicar tus mensajes.

Interactúa con tu público. Responde a los comentarios y preguntas de los usuarios.

Siguiendo estos consejos, podrás aumentar las posibilidades de que tus contenidos políticos sean vistos y escuchados por tu público objetivo, pero, no olvides que debes preparar tu mensaje y contenido, para competir por atención y, sobre todo, para ser devorado por la sociedad en pantallas de 5, 7 y 10”.


Referencias Bibliográficas:

Bauman, Z. (2001). En busca de la política. Argentina: Fondo de Cultura Económica. 

Bauman, Z.  (2004). Modernidad Liquida. Argentina: Fondo de Cultura Económica. 

Bauman, Z.  (2006). Miedo líquido. La sociedad contemporánea y sus temores. Barcelona: Paidós. Bauman, Z. (2014, July 17). Zygmunt Bauman: “Facebook está basado en el miedo a estar solo.” Sociólogos. Retrieved from http://ssociologos.com/2014/07/17/zygmunt-bauman-facebookesta-basado-en-el-miedo-estar-solo/

Canaza-Choque, Franklin A. (2018). La sociedad 2.0 y el espejismo de las redes sociales en la modernidad líquida. In Crescendo, 9 (2), 221-247. 

Castells, M. (2001a). La era de la información: Economía, sociedad y cultura. El poder de la identidad. Mexico: Siglo veintiuno editores. 

Castells, M. (2001b). La galaxia internet. España: Arete. 

Castells, M. (2012). Redes de indignación y esperanza: los movimientos sociales en la era de Internet. Madrid: Alianza Editorial


Artículo Anterior Artículo Siguiente