Elecciones en Taiwán generan tensiones entre Estados Unidos y China


 China, Estados Unidos

No hay tregua en el Estrecho. En la jornada de resaca electoral en Taiwán han saltado ya los primeros chispazos diplomáticos entre Estados Unidos y China, las dos superpotencias cuyos intereses chocan en este territorio. Los comicios presidenciales, que ganó el sábado Lai Ching-te, el candidato del gobernante Partido Progresista Democrático (PPD) y la opción que menos agrada en Pekín, han mostrado la apuesta por el continuismo en esta isla autogobernada que China considera una parte inalienable de su territorio y que tiene en Estados Unidos a su principal aliado.

Tras la victoria de Lai, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, emitió el sábado un comunicado felicitando al vencedor y mostrando la disposición de la Casa Blanca de trabajar con él y el resto de partidos taiwaneses para “avanzar en nuestros intereses y valores compartidos”, y “promover nuestra larga relación no oficial”, pero respetando la “política de una sola China”. “Confiamos en que Taiwán siga siendo un ejemplo para todos los que luchan por la libertad, la democracia y la prosperidad”, dijo. El presidente estadounidense, Joe Biden, añadió fugazmente al ser interrogado por los resultados: “No apoyamos la independencia…”.

Este domingo, el ministerio de Exteriores chino ha reaccionado enfurecido, asegurando que deplora “enérgicamente” el mensaje de la secretaría de Estado norteamericana, el cual “viola gravemente el principio de una sola China” y “envía una señal gravemente equivocada a las fuerzas separatistas de la independencia de Taiwán”. En la nota, la Cancillería afirma que ha trasladado “serias alegaciones” a la parte estadounidense.

El ministro de Exteriores chino, Wang Yi, ha advertido este domingo de que toda iniciativa en favor de la independencia de Taiwán será “duramente castigada” por “intentar dividir a China”, según ha señalado en una comparecencia ante la prensa en El Cairo, donde se encuentra de visita. “No importan cuáles sean los resultados de las elecciones, no puede cambiar el hecho básico de que solo hay una China en el mundo y Taiwán es parte de China”, ha añadido.

La tensión, como era de esperar, arrancó ya en la noche del sábado, cuando un portavoz de la oficina de Asuntos de Taiwán del Gobierno chino emitió un primer comunicado en el que afirmaba que los resultados revelan que el PPD “no puede representar a la opinión pública mayoritaria en la isla” y aseguraba que las elecciones “no impedirán la inevitable tendencia a la reunificación de China”.

Taipéi, que también ha entrado en el baile de mensajes cruzados, ha exigido este domingo a Pekín “respetar” los resultados de las elecciones. “China debe encarar la realidad y abandonar sus esfuerzos de presionar a Taiwán”, ha reclamado el Ministerio de Exteriores, según ha recogido la agencia oficial CNA.

Fuente: El País

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68