El presidente Daniel Noboa declaró la guerra frontal a los grupos del crimen organizado



Ecuador 

Una cascada de acontecimientos violentos se desborda sobre Ecuador: el domingo (07.01.2024), se dio a conocer la fuga de "Fito", el jefe de la organización criminal Los Choneros; el lunes, el presidente Daniel Noboa implantó el estado de excepción; el martes, el mandatario declaró al país en "conflicto armado interno", después de que hombres armados tomaran un canal de televisión pública.

Hoy, miércoles, la respuesta del crimen organizado a la ofensiva del nuevo Gobierno ecuatoriano ha dejado por lo menos diez muertos, más de cien policías y personal penitenciario retenidos por presos y una serie de ataques armados.

"Estamos en un estado de guerra y no podemos ceder ante estos terroristas", subrayó Daniel Noboa, en entrevista con un medio local.


Respuesta rápida y "mano dura"

"Los desafíos de seguridad son graves y complicados, y el Gobierno no tiene mucho tiempo o recursos financieros para hacer frente al crimen organizado", dice a DW Benjamin Gedan, director del Programa para América Latina del Wilson Center.

Y, puesto que "hay mucha presión por parte del pueblo ecuatoriano para respuestas rápidas a la crisis, habrá una gran tentación para replicar las políticas de seguridad de El Salvador, incluyendo arrestos masivos", agrega el experto en seguridad.

Su colega del Wilson Center Beatriz García opina que la escalada de violencia y terror en Ecuador "necesita de una mano dura", pero recuerda que herramientas como el estado de excepción por sí solas no han resuelto la crisis de seguridad.

"Sin resolver la crisis penitenciaria y depurar la corrupción en altos mandos de la rama judicial, la situación aún puede empeorar", insiste.

Fuente: DW


Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68