Pasado el debate presidencial en Argentina estas son las claves que lo marcaron



Argentina 

El primer debate presidencial que se llevó a cabo en Santiago del Estero no dejó un ganador excluyente ni un derrotado indiscutido. Fue un evento clave de cara a las elecciones del 22 de octubre, que generó un enorme impacto en audiencia pero que para los analistas no implicó un cambio de expectativas. “Ninguno se sacó ventaja. No diferencias capaces de alterar el orden con el que llegaron al debate”, concordaron analistas convocados por Infobae para analizar lo ocurrido la noche del domingo.

Los expertos en opinión pública Enrique Zuleta Puceiro (titular de OPSM), Augusto Reina, consultor político y director de PulsAr; el titular de Opina Argentina, Facundo Nejamkis, y Lucas Romero (Synopsis), compartieron con Infobae sus miradas sobre el debate que protagonizaron Javier Milei, Sergio Massa, Patricia Bullrich, Juan Schiaretti y Myriam Bregman.

Si bien todos afirmaron que cada uno de los candidatos se hizo fuerte en algunos temas y “sufrió” otros, todos coincidieron en que Milei y Massa concentraron la atención, sobre todo por la elección que uno hizo del otro para polarizar; que Bullrich tuvo menos contundencia a la hora de hablar de economía, y que Bregman y Schiaretti buscaron diferenciarse con sus fortalezas, en un caso la agenda “progresista” y de lucha social, mientras que el gobernador se asentó en el “modelo Córdoba” como activo frente a sus competidores.

Augusto Reina destacó que la enorme audiencia de más de 42 puntos de rating mostró “la contracara del clima de apatía y desafección que se vive”, al mismo tiempo que podría tomarse como “un síntoma de la incertidumbre y la indecisión que genera esta elección y la necesidad que tienen los electores de que haya algún evento que ayude a definir el voto”.

“El último debate tuvo 29 puntos de rating, los dos. Si suma televisión y plataformas, el de este puede llegar hasta los 47. En sus momentos más altos hubo casi 700.000 personas que vieron el debate por YouTube en vivo. Es un dato muy revelador del suspenso que tiene esta elección. Se vive como un thriller y era obvio que iba a haber más interés y que todos estábamos buscando si Milei trastabillaba o se sacaba. Pero eso no pasó”, agregó Reina, que también es experto en debates.

En ese sentido, Zuleta Puceiro advirtió que esa atención de parte del electorado ocurre en un contexto de “cisnes negros que aterrizan en esta Argentina” de manera consecutiva. “Lo que hemos visto la semana pasada con el caso de Silvina Batakis en el Banco Nación, el de ‘Chocolate’ Rigau en la Legislatura bonaerense y después el desastre de Martín Insaurralde nos anuncia un movimiento exponencial hacia cada vez mayores sorpresas, malas sorpresas”.

Para el analista, “el nivel de irrealidad que tiene la política es enorme” y destacó que “el caso Insaurralde expresa el nivel de irrealidad absoluta en que se mueve todo un sector de la política. No porque sea casta, sino porque la política está flotando en un ámbito irreal, tan divorciado de las necesidades y demandas de la gente que realmente causa sorpresa”.

Más allá de esas consideraciones, Lucas Romero manifestó que no hay “elementos para pensar que el debate haya alterado la escena con la que llegaron”. Nejamkis coincidió con esa perspectiva y agregó que una posibilidad es que los equipos de campaña de los candidatos hayan preparado los debates en dos tiempos y que la “batalla final” sea el domingo próximo, cuando se realiza el segundo y último debate obligatorio en la Facultad de Derecho de la UBA.

Fuente: Infobae 

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72