¿Cómo van las campañas en Argentina?



Argentina 

Alberto Fernández matiza esta especie de transición personal con declaraciones no necesariamente a tono con las prioridades de la campaña oficialista. Las últimas, después de su participación en el escenario internacional que ofrece el G20, asomaron directamente a contrapierna de la estrategia: de manera intempestiva, colocó la inflación como tema de debate, con explicaciones insólitas y en la antesala del informe del INDEC sobre el IPC de agosto, que se espera para hoy como dato alarmante. No es, con todo, un caso original en el camino a octubre, que expone cálculos personales y contradicciones en formato electoral.

En rigor, la campaña de Unión por la Patria no demanda precisamente aportes de Olivos y, al revés, expone inquietud sobre el silencio que viene manteniendo Cristina Fernández de Kirchner. Como candidato y ministro, Sergio Massa se mueve en una sucesión de anuncios diversos y de muy diferente magnitud -el último, referido a Ganancias-, mientras busca sumar fotos para mostrar rearmado doméstico.

Massa enhebró el encuentro del fin de semana junto a gobernadores con el acto módico de los jefes de la CGT, por la suba de la base imponible correspondiente a Ganancias. La idea que se transmite es exhibir respaldo interno. Más difícil es saber cuánto aportaría a ganar alguna franja de votos por encima del núcleo propio. En la misma línea, tiene agendados actos con los movimientos sociales oficialistas y con intendentes del GBA.

El tema de la modificación del impuesto a las Ganancias añade, fuera de ese circuito, el intento de instalar un rubro propio en la agenda de campaña. Y, más allá de los ruidos iniciales, plantea, aunque no haya debate serio, cuestiones de fondo, una de ellas conceptual: afecta el impuesto más progresivo y, para compensar fondos, podría recurrir a cargas regresivas, como un pequeño incremento de algún gravamen con impacto directo en el consumo.

Con silencio de gobernadores, pero con señales menos visibles de demanda de alguna contrapartida, la decisión de resignar ingresos toca en este caso de manera especial a las provincias. En estas horas, se repite que el 61% de la recaudación por Ganancias es destinado a los distritos por coparticipación. El cordobés Juan Schiaretti le apuntó de manera directa: dijo que se trata de un anuncio “electoralista” con fondos de las provincias. El punto es cómo se compensaría: ¿mayor carga de otros impuestos o mayor emisión para cubrir el bache?

Eso, y tal vez el uso de fondos discrecionales para compensar a gobernadores, es el planteo que empezaron a perfilar espacios de la oposición a la espera del anunciado envío de un proyecto de ley para sellar el anuncio oficial. Es un tema que complicó a JxC por la reacción inicial, una especie de desafío al candidato para que actúe ya en su condición de ministro y remita la iniciativa. En rigor, como todos, plantean una reducción de la carga tributaria y ese será el eje del reclamo oficialista para exponerlos frente al rechazo. Pero se ha dicho: en este caso, entra en juego una cuestión conceptual y la consideración como un hecho aislado de campaña, en los umbrales de la fecha máxima para presentar el Presupuesto.

Fuente: Infobae 

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72