Victoria de Bernardo Arévalo en Guatemala: Un mandato contra la corrupción

 


Guatemala

Redacción Sufragio

El triunfo aplastante del progresista Bernardo Arévalo en la segunda vuelta presidencial de Guatemala resonó como una contundente reprobación por parte de los votantes hacia la élite política tradicional, en medio de crecientes críticas por la corrupción generalizada en el país.

Tras recibir felicitaciones de líderes regionales y del saliente presidente Alejandro Giammattei, la ex primera dama Sandra Torres, quien perdió por tercera vez en una elección de segunda vuelta, aún no había emitido comentarios sobre su derrota hasta el lunes.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, extendió sus felicitaciones a la nación centroamericana y al vencedor de las elecciones a través de su cuenta oficial en la plataforma X, anteriormente conocida como Twitter.

El Tribunal Supremo Electoral, en una conferencia de prensa, proporcionó los resultados completos de la votación. La magistrada presidenta, Irma Palencia, anunció que alrededor de 4.2 millones de ciudadanos participaron en la segunda vuelta electoral, la cual transcurrió de manera pacífica y ordenada.

Palencia adelantó que los resultados oficiales serían confirmados en aproximadamente una semana, una vez que se recopilen todos los documentos pertinentes.

El partido de Arévalo, la Unión Nacional de la Esperanza (UNE), comunicó que su comité ejecutivo se encontraba en sesión permanente para supervisar el conteo de votos y que tomarían una postura una vez que los resultados se aclaren con total transparencia.

Aunque los resultados preliminares mostraron una ventaja abrumadora de Arévalo sobre su rival derechista Torres, queda por ver si el defensor de la lucha anticorrupción será reconocido como el nuevo presidente, considerando los esfuerzos previos de la fiscalía y la justicia para suspender a su partido y evitar su participación en la segunda vuelta.

Con el 100% de los votos escrutados, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) publicó en su sitio web que el candidato del Movimiento Semilla lideró el conteo oficial con el 58.01% de los votos, frente al 37.24% obtenido por Torres. Arévalo ganó en 17 de los 22 departamentos del país. La participación en esta segunda vuelta superó el 45%, en comparación con el 60.5% de la primera vuelta.

Arévalo, legislador y descendiente del expresidente Juan José Arévalo, reafirmó su compromiso de combatir la corrupción que afecta a diversos sectores políticos y económicos en sus primeras declaraciones al conocer los resultados preliminares.

La confirmación oficial de los resultados se espera en los próximos días, una vez que las autoridades electorales revisen las actas y las posibles impugnaciones.

"Ahora, unidos como pueblo de Guatemala, lucharemos contra la corrupción", afirmó Arévalo, líder del Movimiento Semilla fundado en 2018. Agradeció humildemente por la victoria otorgada por el pueblo y compartió su alegría junto a su compañera de fórmula, Karin Herrera.

En respuesta a la victoria de Arévalo, el presidente saliente Giammattei felicitó a los guatemaltecos por unas elecciones pacíficas y a Arévalo, invitándolo a iniciar una transición ordenada.

Arévalo anunció que se reuniría con Giammattei una vez que los resultados sean oficializados y que en los días venideros presentaría a los miembros de su gabinete.

En las inmediaciones del hotel donde brindó su conferencia de prensa, cientos de simpatizantes con banderas de Guatemala celebraron coreando "Sí, se pudo". En otras partes de la capital y en la histórica Plaza de la Constitución, multitudes se congregaron para festejar los resultados con bailes y cánticos.

Alec Escobar, de 30 años, expresó que aunque Torres no quiera aceptar los resultados, el pueblo ha hablado. Sin embargo, advirtió que aún se deben confirmar oficialmente los resultados y esperar a ver si UNE impugna los votos. "Así como protegimos la primera vuelta electoral, protegeremos la democracia del país", enfatizó el joven publicista.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, también felicitó a Arévalo en la plataforma X.

Arévalo y Torres presentaban enfoques distintos sobre las necesidades de la sociedad guatemalteca. Arévalo, de 64 años, prometió luchar contra la corrupción y la impunidad que afectan al país. Por su parte, Torres, de 67 años, apeló a los valores conservadores y religiosos, además de ofrecer programas de ayuda social y reducción en los precios de productos básicos.

Aunque la victoria abrumadora de Arévalo podría parecer un cierre definitivo para las elecciones, es improbable que termine allí. La certificación de los resultados en la primera ronda de votaciones llevó más de dos semanas en junio. El mismo día que se proclamaron los resultados, la Fiscalía anunció una investigación contra el Movimiento Semilla y una orden de suspensión.

Esta investigación está en curso y los fiscales parecen estar encaminados a intentar despojar a Arévalo de su partido. Rafael Curruchiche, el fiscal a cargo de la investigación y sancionado por Estados Unidos por obstrucción a la lucha anticorrupción, anunció planes para solicitar órdenes de arresto y retiros de inmunidad contra políticos de Semilla.

Eduardo Núñez, director del Instituto Nacional Democrático de Guatemala, anticipó dos escenarios que podrían intensificarse en los próximos días: la polarización y la judicialización del proceso electoral.

"Es probable que veamos una serie de acciones oficiales que intenten alterar de alguna manera lo sucedido en las elecciones de junio y las elecciones actuales en agosto", explicó el analista.

Tanto a nivel local como internacional, se percibe que el país se encamina hacia una crisis institucional, con la percepción de que Giammattei ha cooptado la Fiscalía General y otras entidades para perseguir a sus opositores y garantizar la impunidad de aquellos acusados de corrupción.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68