Régimen de excepción conduce a la captura de 52 presuntos pandilleros en Cabañas




El Salvador

En el departamento de Cabañas, al norte de El Salvador, un cerco de seguridad respaldado por un régimen de excepción ha resultado en la captura de más de 50 individuos supuestamente ligados a pandillas.

 Según una vocera de la Presidencia salvadoreña, esta acción se llevó a cabo con la colaboración de un despliegue de más de 8.000 efectivos de las fuerzas de seguridad el pasado 1 de agosto. Este esfuerzo masivo tenía como objetivo detener a remanentes de maras que, se cree, se habían refugiado en las áreas rurales de Cabañas para eludir la captura en la ciudad.

Este operativo ha marcado un hito significativo, ya que Cabañas se convierte en el primer departamento en ser completamente "cercado". Desde el inicio del régimen de excepción en marzo de 2022, como parte de la estrategia gubernamental encabezada por el presidente Nayib Bukele para luchar contra las pandillas, no solo se ha militarizado este departamento, sino también dos municipios en el centro y norte del país, además de tres comunidades en San Salvador.

Sin embargo, este enfoque no está exento de controversia. La medida de excepción, que ha sido tachada de violar derechos humanos y suspende ciertas garantías constitucionales, ha sido objeto de críticas. Según informes de la Oficina en Washington de Asuntos Latinoamericanos (WOLA), se han documentado abusos graves durante la implementación de esta medida, que incluyen detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, torturas y procesos penales sin las garantías debidas. Además, se ha informado sobre un número alarmante de muertes en custodia estatal, lo que ha generado preocupación por la falta de control y supervisión en esta política de seguridad ciudadana.

Cabañas, que abarca más de 1.100 kilómetros cuadrados, ha sido el epicentro de los recientes esfuerzos de búsqueda y captura, principalmente en las áreas rurales. Las autoridades argumentan que estas zonas son refugio de células de pandillas que han buscado escapar de la justicia o abandonar el país. A pesar de los resultados obtenidos en términos de detenciones y decomiso de armas, persisten las dudas sobre la transparencia de este proceso y si los detenidos serán presentados a la prensa.

En resumen, la operación de cerco de seguridad y régimen de excepción en el departamento de Cabañas en El Salvador ha llevado a la captura de numerosos supuestos miembros de pandillas, pero también ha generado controversia por las denuncias de violaciones de derechos humanos y falta de control en la implementación de esta estrategia de seguridad ciudadana. La lucha contra las pandillas en el país continúa siendo un tema polémico y complejo que requiere un equilibrio entre la seguridad pública y el respeto a los derechos fundamentales.

Fuente: Agencias

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72