México y Colombia alzan la voz para discutir regulaciones sobre minería submarina

 


México y Colombia

Redacción Sufragio

En una significativa reunión que tuvo lugar en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, congresistas de México y Colombia unieron sus voces para abordar con seriedad y urgencia el tema de la regulación de la minería submarina y sus potenciales desastres socioambientales. Encabezada por la diputada Adriana Bustamante Castellanos, coordinadora temática de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Grupo Parlamentario de Morena, este encuentro binacional marcó un paso importante hacia la promoción de una economía oceánica sostenible.

La diputada Bustamante Castellanos subrayó en su intervención la necesidad de reforzar la atención sobre la conservación de los ecosistemas submarinos, cuya diversidad y fragilidad los convierten en tesoros invaluables del planeta. Sin embargo, alertó sobre los riesgos que enfrentan debido a la insuficiencia de datos científicos para aprobar proyectos de minería submarina que trasciendan fronteras nacionales. A medida que la minería submarina se desarrolla en gran parte en aguas internacionales, la falta de regulaciones claras abre la puerta a prácticas irresponsables y explotadoras por parte de las empresas.

La diputada advirtió sobre el peligro de una competencia descontrolada por los recursos que podría ignorar los impactos a largo plazo en el entorno y las comunidades locales. En este sentido, urgió a los estados miembros de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos a unirse en la demanda de una moratoria o incluso una prohibición total de la minería submarina.

La reunión no solo se centró en los problemas, sino que también sirvió como plataforma para intercambiar estrategias y experiencias destinadas a encaminar a ambos países hacia una economía oceánica sostenible. Los congresistas presentes compartieron la convicción de que esta visión económica ofrece una oportunidad para cumplir con los compromisos de protección de la biodiversidad y el desarrollo sostenible en los marcos nacionales e internacionales.

Al concluir la reunión, los legisladores de México y Colombia emitieron la Declaratoria del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. En este documento, instaron a otros legisladores de todo el mundo a sumarse a la cooperación regional e interinstitucional. Estas acciones incluyen la protección de los ecosistemas marino-costeros y su biodiversidad, el fomento de alternativas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y promover las economías locales y el turismo sostenible, así como abordar la gestión del riesgo de desastres naturales y la contaminación marina.

En conjunto, los congresistas subrayaron la importancia de preservar el patrimonio cultural de las comunidades costeras e isleñas, consolidando así una postura robusta y comprometida con la protección y prosperidad de los océanos, mares y costas en todo el mundo. Esta reunión marca un paso significativo hacia un futuro más sostenible y consciente de las implicaciones ambientales de las actividades humanas en los ecosistemas marinos.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72