Congreso de Chile impulsa ley que favorece la inversión privada en la agricultura



Chile 

Con 131 votos a favor y una abstención, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó hoy el proyecto que busca modificar y extender por siete años la vigencia de la Ley N°18.450 de Fomento a la Inversión Privada en Obras de Riego y Drenaje, favoreciendo la agricultura en el país latinoamericano.

 Esta iniciativa tiene como objetivo ampliar el respaldo estatal a la pequeña y mediana agricultura, así como a las comunidades y organizaciones de regantes, con el fin de promover un desarrollo rural más equitativo y sostenible. Entre las medidas clave del proyecto se encuentra un cambio en la estratificación de los agricultores que pueden acceder a los beneficios de la Ley de Riego. 

En lugar de basarse en la superficie del terreno, se considerarán los ingresos anuales por ventas de cada agricultor o empresa agrícola, incluyendo sus empresas relacionadas. Esto permitirá establecer diferentes porcentajes de bonificación máxima según el estrato al que pertenezcan los postulantes, utilizando los tramos de ingresos del Servicio de Impuestos Internos. 

La subsecretaria de Agricultura, Ignacia Fernández, expresó su agradecimiento en nombre del Ministerio de Agricultura por el respaldo de la Cámara de Diputadas y Diputados y la Comisión de Agricultura, Silvicultura y Desarrollo Rural, así como de los parlamentarios que participaron en la Comisión Mixta. Destacó que el minucioso análisis de la iniciativa y las propuestas de mejora planteadas en la Comisión Mixta facilitaron la consecución de acuerdos transversales.

En esta última instancia, se lograron importantes acuerdos, como el aumento del porcentaje de recursos destinados a la mediana agricultura, la homologación del régimen de las juntas de vigilancia con otras organizaciones de usuarios y la fijación de un límite máximo de recursos para los programas especiales de eficiencia hídrica que involucren restitución de agua al caudal. La subsecretaria subrayó que este proyecto de ley, tras casi dos años y medio de tramitación, permitirá abordar de manera más efectiva los desafíos del cambio climático y la escasez hídrica, fenómenos que se prevén cada vez más intensos. Los objetivos fundamentales del proyecto se centran en garantizar la soberanía alimentaria y la seguridad hídrica, ambos cruciales en el nuevo contexto que enfrentamos.

El secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego (CNR), Wilson Ureta, resaltó que el propósito de los cambios alcanzados, en su mayoría aprobados por unanimidad, es contar con un instrumento de adaptación del sector agrícola al cambio climático, al tiempo que fomenta un desarrollo rural justo y sostenible, en beneficio de quienes más lo necesitan. Ureta se mostró muy satisfecho con el avance de esta iniciativa y agradeció a los diputados por su apoyo transversal a las modificaciones. Además, expresó su confianza en recibir un respaldo similar del Senado en los próximos días, la última instancia antes de la promulgación del proyecto.

Fuente: Agencias

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72