Casi 33 millones de habitantes en México enfrentan múltiples carencias básicas



México

Redacción Sufragio

En un lapso de cuatro años, la situación social en México ha presentado un preocupante panorama de agravamiento, tal como señala la más reciente medición de pobreza realizada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Entre los años 2018 y 2022, el país ha sido testigo de un incremento alarmante en el número de personas que enfrentan tres o más carencias sociales, abarcando aspectos cruciales como educación, salud, vivienda y alimentación.

Los datos revelan una tendencia que refleja una realidad inquietante. En 2018, un 20.2% de la población, equivalente a 25 millones de habitantes, experimentaba tres o más carencias sociales. Sin embargo, para 2022, este porcentaje se elevó a un 24.9%, representando un incremento que se traduce en 32.1 millones de habitantes afectados. Es decir, 7.1 millones más de personas han caído en una situación de vulnerabilidad extrema en un período de tan solo cuatro años.

Las carencias sociales evaluadas por el Coneval abarcan seis dimensiones cruciales en la vida de las personas: rezago educativo, acceso limitado a servicios de salud, ausencia de seguridad social, carencia de calidad y espacios en la vivienda, insuficiencia de servicios básicos en la vivienda y falta de alimentación y nutrición adecuadas.

En el análisis de estas dimensiones, destacan los aspectos de educación y salud. A pesar de un descenso en el número total de personas en situación de pobreza, pasando de 51.9 millones a 46.8 millones entre 2018 y 2022, se observa un incremento en el rezago educativo. En contraste, la cantidad de habitantes en esta situación ha aumentado de 23.5 millones a 25.1 millones, representando un 19.4% de la población.

Sin embargo, es en el acceso a la salud donde se manifiesta una preocupación más acuciante. En tan solo cuatro años, el número de personas desprovistas de la capacidad de atender sus necesidades médicas ha aumentado drásticamente, pasando de 20.1 millones en 2018 a 50.4 millones en 2022. Esto representa un alarmante 39.1% de la población total, evidenciando un deterioro significativo en la disponibilidad y accesibilidad a los servicios de salud.



Aunque se han registrado disminuciones en otras cuatro dimensiones de carencias sociales, la magnitud del incremento en educación y salud, especialmente en esta última, resalta la gravedad de la situación. Mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador ha resaltado los avances en la reducción de la pobreza en términos generales, es innegable que la realidad de millones de mexicanos refleja una necesidad apremiante de abordar y revertir este preocupante aumento en las carencias sociales.

En respuesta a las interrogantes sobre el deterioro en el acceso a la salud, el presidente López Obrador ha atribuido este fenómeno a un cambio en la formulación de preguntas realizadas por el Coneval, así como a la transformación en el sistema de atención médica. Asegura que la eliminación de credenciales y la adopción de un modelo de atención médica gratuita han influido en la percepción de la población sobre la disponibilidad de servicios, aunque confía en que la comprensión y adaptación a este nuevo enfoque se desarrollarán con el tiempo.

En definitiva, los resultados presentados por el Coneval subrayan la urgencia de abordar de manera efectiva las carencias sociales que afectan a millones de personas en México. Si bien la reducción de la pobreza en términos generales es un avance positivo, es esencial centrar los esfuerzos en áreas críticas como la educación y la salud, donde se han registrado retrocesos notables en un período alarmantemente corto.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68