Cámara Baja de Bolivia aprueba contratos de exploración petrolera



 Bolivia

Redacción Sufragio

La Cámara de Diputados de la Asamblea Legislativa Plurinacional ha dado luz verde a una serie de contratos trascendentales en el ámbito petrolero en Bolivia. En una sesión celebrada este miércoles, se aprobaron tres contratos de servicios petroleros de exploración y explotación, acordados entre Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y la empresa Vintage Petroleum Bolivia LTD. Estos acuerdos representan un hito al permitir una inversión masiva de $ 504,5 millones de dólares en el sector.

La significancia de estos contratos no puede subestimarse, ya que su enfoque está en incrementar las reservas de hidrocarburos del país. Según el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina Ortiz, los contratos delinean la ejecución de actividades de exploración y explotación, con un elemento de riesgo que supera el promedio tanto a nivel nacional como regional, al alcanzar un 20%. Molina Ortiz expresó estas impresiones en su intervención ante el hemiciclo parlamentario, subrayando la importancia de estos acuerdos para el futuro energético de Bolivia.

El primer contrato se centra en el área Sayurenda, situada en el departamento de Tarija, y fue rubricado el 20 de enero de 2023. Este proyecto en particular conlleva una inversión de $us 57,4 millones, y sus proyecciones incluyen la recuperación de 35,5 billones de pies cúbicos (BCF) de recursos y 2,8 millones de barriles (MMBBL). Además, se estima una renta petrolera de $us 162,3 millones que contribuirá al desarrollo económico del país.

El segundo contrato se desarrollará en la región de Caraidanti, abarcando los departamentos de Chuquisaca, Tarija y Santa Cruz, y fue formalizado también el 20 de enero de 2023. Bajo este acuerdo, Vintage Petroleum Bolivia LTD llevará a cabo una inversión sustancial de $us 194 millones. Las proyecciones indican la posible recuperación de 163,1 BCF y 10,9 MMBBL en recursos petroleros. Una renta petrolera significativa de $us 650,9 millones se espera que fluya de esta empresa a la economía boliviana.

El tercer contrato se concentra en el área de Yuarenda, ubicada en el departamento de Tarija, y también fue firmado el 20 de enero de 2023. Este acuerdo, con una inversión estimada en $us 252 millones, contempla la recuperación potencial de 171,3 BCF y 12,80 MMBBL de recursos recuperables. Además, se estima que una renta petrolera de $us 701,1 millones contribuirá a las finanzas del país.

Estos contratos representan una inyección de inversión significativa en el Plan del Upstream, que se centra en la exploración y explotación de recursos hidrocarburíferos. Este enfoque estratégico tiene como objetivo aumentar la producción y las reservas de hidrocarburos, lo que a su vez impulsa el crecimiento económico y la seguridad energética de Bolivia. El respaldo parlamentario a estos contratos sienta las bases para un futuro prometedor en el sector petrolero boliviano.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68