Diputados reconocen el régimen de Pinochet como una "dictadura"





 Internacional 

En una histórica votación en la Cámara de Diputados de Chile, se aprobó un relevante proyecto presentado por la diputada Lorena Pizarro del Partido Comunista de quitar la denominación de Augusto Pinochet como presidente. Con 67 votos a favor, 47 en contra y 8 abstenciones, el proyecto busca que la Biblioteca del Congreso modifique las reseñas sobre los presidentes de la República.

El enfoque principal del proyecto es retirar a Augusto Pinochet de la galería de los presidentes y, en su lugar, definirlo como "militar y político", y a su régimen autoritario como una "dictadura". Esta medida ha sido recibida con emociones encontradas por los diputados y diputadas presentes.

Antes de la votación, la diputada Lorena Pizarro enfatizó la importancia de conmemorar los 50 años del golpe de Estado civil y militar que transformó a Chile en un territorio de dolor, asesinatos y desapariciones. También subrayó que Pinochet nunca fue electo presidente y no participó en un proceso electoral para adquirir tal posición. Para ella, es peligroso considerar a Pinochet como presidente, ya que lo ve como un dictador, genocida y ladrón.

Sin embargo, el diputado Johannes Kaiser, del partido de ultraderecha, defendió que, sin importar la controversia, Pinochet fue presidente de Chile.

La sesión estuvo llena de tensiones y controversias, con algunos celebrando la aprobación del proyecto y otros manifestando su descontento con fuertes protestas.

El texto del proyecto critica ciertos párrafos en la reseña de la Biblioteca del Congreso que se refieren a la vida y obra del dictador, exponiendo cómo bajo su mando se estableció un régimen militar autoritario que duró hasta 1990, caracterizado por la restricción de derechos civiles y políticos, la censura a los medios de comunicación y las detenciones arbitrarias, torturas y exilios reconocidos como violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos.

El texto también menciona que, de acuerdo con la Constitución Política de 1981, redactada bajo el mandato de Pinochet, él es reconocido como Presidente de la República.

La ministra del Interior, Carolina Tohá, también intervino en el debate, expresando que lo más preocupante no es que Pinochet aparezca en la categoría de Presidentes de la República, sino que la reseña omite aspectos relevantes de la historia. Tohá enfatizó que ocupar La Moneda (sede del Gobierno) y ejercer el poder no es suficiente para ser Presidente de la República; se requiere un mandato popular que Pinochet nunca tuvo.

Además, la ministra aprovechó la oportunidad para criticar a la oposición por retroceder en temas como el apoyo al Golpe de Estado, la promoción de la pena de muerte y la justificación de la homofobia, considerándolos pasos hacia la barbarie en lugar del progreso y el futuro de la sociedad chilena.

Fuente: Infobae

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68