Cárteles controlan "partes" de México: Afirma Blinken



Internacional

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, reconoció ayer que los cárteles mexicanos de la droga controlan “partes” del territorio en México y que se “necesita hacer más” en la lucha contra el fentanilo. Aunque no descartó designar “terroristas” a los narcos mexicanos, señaló que no cree que eso ayude, declaraciones que minimizó el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard.

En una comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado sobre el presupuesto, Blinken fue duramente increpado por el senador republicano Lindsey Graham, quien es favorable a designar como terroristas a los cárteles de las drogas para utilizar a los militares de EU incluso en México.

“¿Los cárteles de la droga controlan partes de México?”, preguntó Graham. Blinken dijo: “Creo que es justo decir que sí”. Sobre la necesidad que planteó Graham de designar “terroristas a los cárteles”, que según el senador tendría un impacto para China, porque significaría que enviaría precursores a terroristas y podría ser procesada por ello, Blinken dijo: “No lo descartaría [designarlos]”, pero acotó que no aportaría “nuevas herramientas” en la lucha contra las drogas, en particular el fentanilo, del que dijo México está incautando niveles récord y es una droga que “también está matando a mexicanos” y es un “problema creciente”.

Graham quiso saber si no le parecía que había llegado el momento de cambiar de política porque la actual “no está funcionando”. “Usted tiene toda la razón sobre la inseguridad en México” y “el propio pueblo mexicano es la víctima número uno de esa inseguridad”, aseguró Blinken. Añadió que hay que “hacer más” y “ser más efectivos”, y una forma de conseguirlo es asegurarse de “tener, por ejemplo, la tecnología en nuestras fronteras para detectar e interceptar el fentanilo”, porque 96% entra por puertos de entrada legales. Destacó la cifra récord de fentanilo que se incauta en México.

En la audiencia, Blinken afirmó que la crisis de los opiáceos sintéticos, principal causa de muerte entre los estadounidenses de 18 a 49 años, “tiene que ser una prioridad nacional”. Pero opinó que se debe abordar desde un enfoque “de espectro completo”, es decir, reducir la demanda y suministrar tratamiento en EU, “hacer mucho más” para interceptarlo y desmantelar las organizaciones criminales transnacionales que se dedican a este tráfico.

“Tenemos que trabajar con México como lo estamos haciendo, para desmantelar los laboratorios” y necesitamos ser más efectivos en la prevención del desvío de precursores lícitos hacia la fabricación ilícita de opioides sintéticos, dijo Blinken. El secretario de Estado ve resultados en “la colaboración muy estrecha con México”.

“Yo lo veo a él muy presionado, pero dijo que México está haciendo mucho”, comentó Ebrard en declaraciones a medios tras un evento sobre la Revista Mexicana de Política Exterior, en el marco del bicentenario de las relaciones entre Estados Unidos y México.

Acusó al senador Graham de hacer “politiquería. Está armando su campaña en base a descalificar a México, él sabe que es falso lo que está haciendo”. Más tarde, Ebrard agregó que “lo que diría yo es que quiere decir que ustedes [Estados Unidos] no controlan todo su territorio, porque circula libremente por todo tu territorio. Tú me dices que nosotros no lo controlamos; tú sí lo controlas. ¿No, verdad?”.

No es la primera vez que desde el gobierno de EU se señala la supuesta falta de control del gobierno mexicano de su territorio.

En marzo de 2021, el jefe del Comando Norte del Pentágono, Glen VanHerck, señaló que los cárteles operan hasta en 35% del territorio mexicano, “áreas que son con frecuencia ingobernables” y que eso estaba causando muchos problemas en EU. El 9 de marzo matizó diciendo que no se trata sólo de combatir a los cárteles, sino también “el envío de armas y dinero al sur”.

El senador republicano Marco Rubio también ha acusado al gobierno de Andrés Manuel López Obrador de haber “entregado secciones de su país a los cárteles de droga”. Incluso el senador demócrata Bob Menéndez acusó que la estrategia de “abrazos, no balazos” de López Obrador “no está funcionando”, porque “a lo largo de las comunidades fronterizas, los que mandan son los cárteles, no el gobierno de México”.

En el mes, los republicanos Graham y John Neely Kennedy presentaron un proyecto de ley que aboga por declarar a los cárteles del narco como grupos terroristas y autorizar la actuación del ejército de EU. En enero, el representante republicano Dan Crenshaw presentó una iniciativa para avalar el uso de la fuerza militar de EU en contra de los cárteles mexicanos. Sin embargo, la Casa Blanca, como repitió Blinken, considera que una declaratoria así no abona a la lucha contra las drogas.


Fuente: El Universal

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68