90 años sin Marie Curie: Recordando el legado de la madre de la física moderna

 

Bites

Este 4 de julio marca el 90 aniversario del fallecimiento de Maria Salomea Skłodowska-Curie, conocida mundialmente como Marie Curie. Su vida es un testimonio de dedicación científica y superación personal, que la llevó a ganar dos premios Nobel. En 1903, junto a su esposo Pierre, se convirtió en la primera mujer en recibir el Premio Nobel de Física por sus investigaciones sobre la radiactividad. Ocho años después, en 1911, obtuvo el Nobel de Química por sus descubrimientos sobre el polonio y el radio.

Nacida el 7 de noviembre de 1867 en Varsovia, en una época de represión nacionalista, Marie perdió a su madre a los 10 años y enfrentó adversidades que fortalecieron su determinación. Desafiando las limitaciones para las mujeres en la educación superior, Marie se formó en física y matemáticas, y en 1891 se mudó a París para continuar sus estudios en la Universidad de La Sorbona.

Su carrera científica despegó junto a Pierre Curie, con quien compartió no solo una colaboración científica excepcional, sino también una vida personal marcada por tragedias y triunfos. Después de la muerte de Pierre en 1906, Marie continuó su investigación pionera en radiactividad, convirtiéndose en la primera mujer profesora en la Universidad de París y liderando avances cruciales en el tratamiento del cáncer.

A lo largo de su vida, Marie enfrentó la adversidad, desde ataques de la prensa por su origen y género hasta dificultades personales. Su legado va más allá de los premios y los descubrimientos científicos; es un símbolo de coraje y perseverancia que inspira a generaciones de científicos y mujeres en todo el mundo.

Fuente: Infobae

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72