Clara Brugada busca respaldo de comunidades indígenas de la CDMX para las elecciones del 2 de junio

 

Ciudad de México

La contienda electoral del 2 de junio está próxima y Clara Brugada ha sumado a su campaña el apoyo de las comunidades indígenas que residen en la capital.

"Debemos luchar contra toda forma de discriminación y racismo. No permitiremos que el racismo eche raíces en la Ciudad de México", declaró la candidata el pasado martes ante miembros de los pueblos Otomí, Mazahua, Triqui y Zapoteca.

La representante de la coalición Morena-PT-PVEM visitó la Plaza Tlaxcoaque en el Centro Histórico para solicitar el voto de las comunidades indígenas, una solicitud que fue recibida con entusiasmo y apoyo por parte de los presentes.

Esta es la segunda vez en menos de un mes que Brugada se reúne con personas indígenas residentes en la capital. La primera ocasión fue el miércoles 24 de abril, cuando presentó su plan para una "Ciudad Pluricultural" y se encontró con mujeres otomíes y mazahuas.

En esta segunda reunión, Brugada reiteró sus propuestas y enfatizó la importancia de votar en contra del proyecto "clasista, racista y machista" que representan sus oponentes de la coalición PAN-PRI-PRD.

En la Plaza Tlaxcoaque se congregaron hombres, mujeres, niños y niñas, de diferentes edades y algunos ataviados con trajes típicos de sus regiones de origen. Brugada hizo un llamado a la unidad de estas comunidades, instándolas a "levantarse" y luchar por sus derechos en las elecciones.

"La cuarta transformación llama a los movimientos y comunidades indígenas residentes en esta ciudad a alzarse y luchar por sus derechos", comentó Brugada.

Contra la discriminación y el racismo representado por la coalición PAN-PRI-PRD, Brugada destacó la necesidad de construir un movimiento popular indígena en la Ciudad de México que defienda los intereses de estas comunidades.

La visita de Clara Brugada a la Plaza Tlaxcoaque se llevó a cabo en la tarde-noche, donde las comunidades indígenas no solo expresaron su apoyo, sino que también exigieron el respeto a sus derechos fundamentales, como el acceso a la salud, educación, justicia y vivienda.

René Ramírez, representante de la comunidad Otomí, fue el primero en intervenir, seguido por otros representantes de diferentes comunidades, quienes hicieron hincapié en la importancia de que sus demandas sean atendidas por la próxima administración.

Brugada concluyó el evento haciendo un llamado al voto y comprometiéndose a garantizar los derechos de todas las comunidades indígenas en la Ciudad de México, en caso de resultar electa como jefa de gobierno.

Fuente: Animal Político

Artículo Anterior Artículo Siguiente