Tras elecciones en Polonia se abre la puerta para un cambio proeuropeo



Europa

Con un 44,6 % de las papeletas escrutadas, según datos de la Comisión Electoral, al partido gubernamental de Jaroslaw Kaczynski, Ley y Justicia (PiS), una formación euroescéptica y con un marcado tono anti-inmigración, se le atribuye el 38,8 % de los votos, algo más del 36,6 % que obtuvo en la encuesta a pie de urna más reciente.

Por su parte, el principal partido de la oposición, la Plataforma Cívica (PO) de Donald Tusk, acapara el 27,4 % del apoyo electoral, frente al 31 % que le asignaban las encuestas a pie de urna.

Tercera Vía, la coalición centrista que aúna al Partido de los Agricultores y al proyecto Polonia 2050 de Szymon Holownia, consiguió, por ahora el 14,3 % de los votos, lo que supone un ligero incremento comparado con el 13,5 % de las encuestas, mientras que la Izquierda se conformará con poco más del 8,1 % de los votos, unas décimas menos de lo que apuntaban los sondeos.

El grupo radical ultranacionalista Confederación vio desplomarse sus esperanzas al obtener solo un 6,4 % del apoyo electoral en la encuesta a pie de urna, con pocas perspectivas de mejora y un 7,4 % de los votos contabilizados hasta las 12.24 del mediodía, hora local (+2 GMT).

Oposición podría echar al PiS

El resultado de las elecciones es crucial para el futuro de las relaciones de Polonia con la Unión Europea (UE) y con la vecina Ucrania, que cayeron últimamente a niveles mínimos.

Una coalición de todas las fuerzas de la oposición que lograrán presencia parlamentaria podría echar del poder al PiS, a pesar de su victoria en número de votos, algo a lo que el líder de PO, Donald Tusk, se refirió como una posibilidad real al conocerse las primeras encuestas de la noche electoral.

Durante la campaña, el partido de Tusk -ex primer ministro entre 2007 y 2014, expresidente del Consejo Europeo entre 2014 y 2019, y cabeza de la Coalición Cívica (KO) formada junto a otras dos formaciones de oposición, los democristianos de la Tercera Vía y la Izquierda-, prometió liberalizar el derecho al aborto.

Además, prometió restablecer las buenas relaciones con la UE y liberar los fondos europeos congelados por Bruselas debido a disputas durante las dos legislaturas del Gobierno del PiS.

Este lunes, el alcalde de Varsovia y destacada figura de PO, Rafal Trzaskowski, declaró a la prensa que "por supuesto" se dará un Gobierno de su partido con Tercera Vía, pero lo cierto es que todos los líderes de partido esperan a que concluya el recuento de votos y no ha habido aún declaraciones explícitas que proyecten un pacto.

El factor Duda

Una vez se sepan los resultados de definitivos, el presidente Andrzej Duda encargará la formación de Gobierno a una fuerza política que, tradicionalmente, es la más votada, y a partir de ahí comenzará un proceso de tentativas de investidura que se podría prolongar durante dos meses o incluso desembocar en la convocatoria de nuevos comicios.

Los analistas advierten que cualquier coalición formada por los partidos de oposición podría verse frenada por el presidente Andrzej Duda, cercano al PiS, pues los resultados no otorgan a los potenciales aliados la mayoría de tres quintos necesarios para anular los vetos presidenciales.

Fuente: DW

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72