Encuesta pone a oposición como favorita ante Nicolás Maduro en Venezuela



Venezuela 

En medio de la grave crisis que atraviesa Venezuela, el país observa con incertidumbre el desarrollo de la campaña de cara a las primarias de la oposición el próximo mes de octubre, y a lo lejos vislumbra las elecciones presidenciales previstas para 2024. La incertidumbre radica, una vez más, en si el régimen de Nicolás Maduro se apegará al mandato constitucional de garantizar unos comicios libres, justos y transparentes. Los primeros indicios no son muy prometedores. A falta de varios meses para el proceso electoral, la dictadura ya aplicó la misma receta de años anteriores: inhabilitó candidatos, intervino partidos de oposición y adelantó que no permitirá observadores internacionales como la Unión Europea (UE).

La última semana la consultora ORC publicó la encuesta nacional Frequency 58, que arrojó datos poco alentadores para un Maduro que sigue aferrado al poder, pese al drama que vive el pueblo de Venezuela. El resultado del estudio es contundente: María Corina Machado es la favorita, por amplio margen, para llegar a Miraflores y conducir al país hacia un nuevo rumbo político y económico.

Según la encuesta, la líder de Vente Venezuela se impondría con cerca del 70% de los votos en la primaria opositora, mientras que en una posible elección presidencial triplicaría a Maduro. De los 1.111 entrevistados entre el 28 de julio y el 5 de agosto, el 47,2% se inclinó a favor de la opositora, y apenas el 13,5% manifestó su apoyo a Maduro.

“Visto los números de María Corina, yo creo que el oficialismo va a decir ‘mira, yo no puedo permitir que haya primarias porque eso me quitaría a mí del centro de decisión’, porque la gente está apostando también en una renovación de liderazgo, y si la primaria se materializa, obviamente ya María Corina no deja de ser una prima inter pares, entre todos los candidatos, y vas a tener un poder de decisión mucho más alto”, explicó a Infobae el director de ORC Consultores, Oswaldo Ramírez.

-Lo primero es la ficha técnica, por supuesto. Este estudio fue realizado del 28 de julio al 5 de agosto; 1.111 entrevistas, con un margen de confianza de 95% y margen de error de más/menos 2,5%, en todo el país. A personas mayores de 18 años e inscritas en el Registro Electoral, habilitadas para votar. Lo segundo, los grandes hallazgos. Primero en relación con el cambio, la expectativa de cambio, 78% de los encuestados indica que el país necesita un cambio político y económico, y 15% plantea que el país debe continuar por el actual rumbo. Si esto lo viéramos por autodefinición política, el 23% del oficialismo dice que el país necesita un cambio político y económico, y un 75% del oficialismo indica que el país debe continuar por el actual rumbo. Mientras que si lo viéramos desde el punto de vista de la gente que hace oposición, esto es 95% que el país necesita ese cambio político, y 3,6% que el país debe continuar por el actual rumbo. El siguiente gran hallazgo es en relación con la intención de participar en las primarias, evento convocado para el 22 de octubre. En una escala del 1 al 10, donde 1 es “absolutamente no votaría” y 10 es “absolutamente sí votaría”. Ese dato nos está ubicando una participación de entre 16 y 25%, que estamos hablando aproximadamente de un poco más de 2.7 millones de electores como base probable de participación en esa primaria. Esto nos está arrojando un resultado descontando o normalizando la elección en la cual María Corina Machado está obteniendo un 68% de intención de voto, Henrique Capriles 7,3%, Freddy Superlano, de Voluntad Popular, 6,8%, Andrés Velásquez 5,4%, Delsa Solorzano 4%, Carlos Prósperi 3,4%. La candidata María Corina Machado prácticamente cabalgando sola en la primera posición es el primer hallazgo. Sería bastante complicado, pero no es imposible. Deberían hacer un esfuerzo bastante titánico para alcanzarla. Lo segundo, es que estas tres primeras personas prácticamente tiene el peso de la inhabilitación política; es una realidad que al ciudadano elector de primarias no le está importando que su candidato esté inhabilitado. El fenómeno de las inhabilitaciones en Venezuela está al menos desde el año 2004-2005. En aquellos momentos, cuando hacíamos estudios había un fenómeno que se llamaba inhabilitación psicológica. Si bien la gente podía pensar que ningún candidato era muy bueno, simplemente decía que, como uno estaba inhabilitado, inmediatamente pasaba a la segunda opción. En este caso ya no estamos viendo ese fenómeno. A la gente no le está importando, por ahora, este peso de la inhabilitación política. Además, quisimos medir si hoy hubiera unas elecciones presidenciales, la intención de participación está alrededor de 45%, o un poco más. Estamos viendo un fenómeno en el cual María Corina Machado concentra de nuevo el grueso de las preferencias con un 47% de intención de voto, seguida de Nicolás Maduro, con un 14%; y opciones que no saben o no votarían, entre las dos tienen un 16,5%.

-Me gustaría detenerme en eso de la inhabilitación psicológica. Es decir, ¿el régimen muchas veces lo que hace es aplicar estas inhabilitaciones en estos contextos de campaña para ver si puede tener un efecto negativo en el que se supone que es el candidato más fuerte?

-Ahí hay una realidad. Yo creo que son varias herramientas que ha utilizado constantemente el régimen de Nicolás Maduro. Una es el tema de la inhabilitación: simplemente escoger a dedo candidatos competitivos, porque lo puedes ver desde alcaldes, gobernadores, personas que han estado en el ejercicio de la Asamblea Nacional, que simplemente los tomas y salen del juego por esa vía de inhabilitación política. Allí hay un detalle importante: quien tenía esa competencia de administrar las inhabilitaciones políticas, que era el Contralor General de la República, pasó a ser ahora el nuevo presidente del Consejo Nacional Electoral. Entonces es significativo pensar que simplemente no vas a permitir que la gente participe. La segunda herramienta ha sido el tema de hiper fragmentar a la oposición; esa hiper fragmentación donde la oposición conlleva a que se presenten múltiples candidatos de la oposición, tener un efecto competitivo. Ese efecto competitivo, obviamente terminas rompiendo la posibilidad cierta de que haya una competencia polarizada entre dos grupos: la idea del cambio versus la continuidad. En este caso, en esta elección, y por ahora, porque esto simplemente es en potencia que están hablando las encuestas, no es una potencia materializada. Para que podamos ver efectivamente la materialización tiene que darse la primaria; si no se da la primaria, simplemente esto se quedó en intenciones frustradas por parte de los ciudadanos que están aspirando un cambio político o que pueden estar aspirando a que haya un cambio de liderazgo político, incluso dentro de la oposición. Y eso es importante porque la primaria permite efectivamente esa renovación de liderazgo de la oposición. Y el tercer elemento, que termina siendo una de las herramientas de trabajo del oficialismo, es espantar el voto. Es decir, generar un proceso en el cual el ciudadano se aleje de la participación electoral y generar ese proceso de desconfianza, porque en la medida que menos gente vote, en general como votante espontáneo o como votante de oposición, el votante militante duro del Partido Socialista Unido de Venezuela, del partido oficial, termina logrando con ese pequeño caudal de apoyo convertirlo en una mayoría electoral, y obviamente hiper fragmentando a la oposición, porque eso es un ejercicio combinado.

Fuente: Infobae

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72