Sedentarismo desde la infancia causa daños cardíacos cuando son adultos

 


Mosaico 

Redacción Sufragio

La importancia de la actividad física durante la infancia ha sido resaltada una vez más, esta vez a la luz de una investigación presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología ESC 2023. Este estudio revela una conexión alarmante entre las horas de inactividad en la niñez y la predisposición a sufrir infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares en etapas posteriores de la vida.

Los hallazgos demuestran que el tiempo acumulado de sedentarismo desde la infancia hasta la adultez temprana tiene un vínculo pernicioso con la salud cardíaca, aun en individuos con peso y presión arterial dentro de los rangos normales. El doctor Andrew Agbaje, autor de este estudio realizado en la Universidad de Finlandia Oriental, advierte que "todas esas horas de pantalla en los jóvenes se suman a un corazón más pesado, lo que sabemos por estudios en adultos aumenta la probabilidad de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular".

El llamado a la acción es claro: los niños y adolescentes deben involucrarse en una mayor actividad física para salvaguardar su bienestar a largo plazo. Esta investigación destaca que la acumulación de tiempo inactivo está relacionada con daños cardiacos, independientemente del peso corporal y la presión arterial. Es necesario contrarrestar las horas de sedentarismo con movilidad, limitando el tiempo dedicado a las redes sociales y los videojuegos.

El estudio se realizó como parte del proyecto Children of the 90s, una cohorte de gran envergadura que examina los hábitos de vida desde el nacimiento. Los investigadores midieron el tiempo de sedentarismo en niños de 11 años mediante el uso de relojes inteligentes con rastreadores de actividad. Las mediciones se repitieron a los 15 y 24 años, y se evaluó el peso del ventrículo izquierdo del corazón mediante ecocardiografías.

Los resultados revelaron un incremento significativo en el tiempo de sedentarismo a medida que los niños alcanzaban la edad adulta joven. Cada minuto adicional de inactividad entre los 11 y los 24 años se correlacionó con un aumento en la masa ventricular izquierda, lo que sugiere un mayor riesgo de problemas cardíacos en el futuro. De hecho, un aumento similar en la masa ventricular izquierda en adultos se ha asociado previamente con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y muerte.

Los expertos hacen un llamado a los padres y tutores a fomentar la actividad física en los niños y adolescentes, alentándolos a moverse más y reduciendo el tiempo dedicado a actividades sedentarias. Como concluye el doctor Agbaje, "como dijo Martin Luther King Jr. en una ocasión: ‘Si no puedes volar, corre. Si no puedes correr, camina. Si no puedes andar, gatea. Pero no dejes de moverte’". Este consejo atemporal cobra aún más relevancia en el contexto de una investigación que resalta los peligros del sedentarismo en la salud cardiovascular a lo largo de la vida.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68