"Renuncien, no se burlen de los costarricenses": Jefe del PLN a los diputados de Progreso Social



 Costa Rica

Redacción Sufragio

El panorama político en Costa Rica se ha vuelto turbulento debido a una serie de movimientos sorprendentes por parte de algunos diputados, lo que ha llevado a la indignación y frustración de varios líderes en la esfera política. Uno de los protagonistas destacados en esta controversia es Óscar Izquierdo, el jefe de la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), quien ha alzado su voz en contra de lo que él considera una traición a los principios democráticos.

El detonante de esta reacción fue el respaldo político que nueve de los diez legisladores de Progreso Social dieron al partido "Aquí Costa Rica Manda". Esta decisión ha generado una intensa controversia, ya que Progreso Social fue quien llevó a estos diputados al Congreso y también respaldó al actual presidente, Rodrigo Chaves. Para Izquierdo, esta acción es una traición a la confianza de los costarricenses, que votaron por estos representantes con la esperanza de un cambio y una política coherente.

En un tono enérgico, Izquierdo expresó su desacuerdo con la práctica de cambiar de partido según las conveniencias políticas del momento. Él resalta que esta conducta socava la credibilidad de la democracia y engaña a los ciudadanos que confiaron en estos legisladores. De manera contundente, instó a los diputados oficialistas a renunciar si no se sienten comprometidos con el partido en el que fueron elegidos, en lugar de mantener una postura incoherente y oportunista.

La diputada Pilar Cisneros, por su parte, ha sido una de las voces disidentes en Progreso Social Democrático. Cisneros y otros ocho legisladores han expresado su apoyo al partido "Aquí Costa Rica Manda", alegando que no se sienten representados en su partido actual. La diputada lamenta que sus opiniones y preocupaciones no hayan sido tomadas en cuenta en la toma de decisiones dentro de Progreso Social. Critica la elección de candidatos a dedo y señala la designación del esposo de la presidenta del partido como secretario general, lo que considera una muestra de nepotismo.

Cisneros ve en "Aquí Costa Rica Manda" una oportunidad para establecer una nueva forma de gobernar y hacer política, en la que se prioricen los valores democráticos y la participación activa de los ciudadanos. Su esperanza es que este nuevo partido pueda consolidar una fuerza política capaz de impulsar un cambio real en el sistema político y ofrecer una alternativa creíble y congruente para el país.

En resumen, la escena política costarricense está siendo sacudida por estas decisiones y declaraciones contundentes. La lucha por la coherencia, la representación genuina y la ética en la política está en el centro de esta controversia, dejando a los ciudadanos a la espera de ver cómo se desarrollarán los acontecimientos y qué impacto tendrán en el futuro de la nación.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68