México Republicano: El ascenso de una nueva fuerza conservadora en el país



México 

 México Republicano, una asociación binacional que comparte principios conservadores con el Partido Republicano de Estados Unidos, está ganando impulso bajo la dirigencia de Juan Iván Peña Neder. Su objetivo es respaldar la candidatura independiente del actor guadalupano Eduardo Verástegui, quien ha sido llamado "el próximo Presidente de México" por el polémico exmandatario estadounidense Donald Trump, actualmente enfrentando diversos cargos judiciales mientras busca la reelección.

Aunque cuentan con un millón de afiliados en México y miles de hispanoamericanos en Estados Unidos, los representantes de México Republicano niegan ser fascistas o afines a Trump, ni creer en una raza superior. Su plan a largo plazo es ambicioso: ya son un partido político en Chihuahua, la tierra natal de Peña Neder, y aspiran a convertirse en partido en otras entidades que tendrán elecciones gubernamentales en 2024, como Ciudad de México, Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

Para 2025, buscan el registro como partido político a nivel nacional, representando a la clase media que se guía por valores católico-cristianos, y que no se deja influenciar por "voto-despensas". Finalmente, su objetivo para 2030 es tener su propio candidato presidencial, respaldado por los millones de mexicoamericanos que tienen derecho a votar en las elecciones mexicanas desde Estados Unidos.

"Somos muy afines a los principios del Partido Republicano de Estados Unidos, como la propiedad privada, la libertad y la defensa de la vida, aunque no tenemos ninguna injerencia en el Partido Republicano ni viceversa. No compartimos la postura de Donald Trump, pero sí apoyamos los principios generales del partido. Eduardo está ganando popularidad debido a su película 'Sound of Freedom', que se estrenará en México y América Latina. Lo apoyamos en su campaña como candidato independiente a la presidencia, pero somos movimientos y partidos completamente independientes", aseguró Ernesto Calleja, secretario de asuntos religiosos de México Republicano, durante una videollamada.

Los representantes de México Republicano hacen hincapié en deslindarse de Trump, quien fue arrestado recientemente. Aclaran que el apoyo de Trump a Verástegui no implica financiamiento ni injerencia en su candidatura. El movimiento republicano en Estados Unidos enfrenta sus propios desafíos con políticos como el de Texas y el de Florida, quienes han sido criticados por el Presidente Andrés Manuel López Obrador debido a políticas antinmigrantes.

En Chihuahua, México Republicano ya es un partido político local desde julio pasado y cuenta con el respaldo de la clase media, empresarios y también tiene en mente a las clases "desprotegidas". Han manifestado su oposición a los nuevos libros de texto gratuitos debido a lo que consideran "sesgo ideológico" y planean competir por cargos municipales en las elecciones de 2024. Juan Carlos Hernández Mendoza, presidente del Comité Ejecutivo Estatal del partido, afirma que están preparándose para presentar candidatos en los 22 distritos del estado.

Es importante mencionar que, a diferencia del movimiento nacional, México Republicano en Chihuahua no tiene relación con el Partido Republicano ni con Donald Trump. Se basan en el republicanismo inspirado en la división de poderes y el respeto a las libertades, fundamentado en la filosofía griega y complementado por los romanos.

En su corto tiempo como partido político, México Republicano en Chihuahua ha recibido recursos del Instituto Nacional Electoral, acceso a medios de comunicación y ha llevado a cabo campañas de difusión en Ciudad Juárez y Chihuahua a través de volanteos, redes sociales y la toma de protesta de los 37 comités municipales.

Tanto el presidente Juan Iván Peña como el secretario Ernesto Calleja y el dirigente estatal Juan Carlos Hernández creen firmemente que los mexicanos con valores tradicionales representan la mayoría en México y están convencidos de que su movimiento seguirá. 

Recientemente Eduardo Verástegui alzo la voz ante la polémica de los libros de texto del presidente López Obrador y se unió al llamado de la oposición contra los contenidos de los mismos a través de Twitter.

Redacción Sufragio 

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68