Esta es la polémica nueva propuesta de reforma laboral de Gustavo Petro

 


Colombia 

Redacción Sufragio

Las reformas sociales han sido un pilar fundamental en las promesas de cambio presentadas por el gobierno del presidente de Colombia, Gustavo Petro. Sin embargo, una de estas reformas, la laboral, sufrió un revés significativo en junio cuando fue archivada debido a la falta de quórum al finalizar la primera mitad del período legislativo. Este acontecimiento marcó un hito en la lucha por impulsar cambios en el ámbito laboral del país.

El presidente Petro no se rindió ante este revés y se comprometió a seguir insistiendo en la aprobación de la reforma laboral. Según sus palabras, el hundimiento de la reforma demostró la falta de voluntad de paz y pacto social por parte del poder económico, lo que resultó en la cooptación del Congreso en detrimento de los derechos de los trabajadores.

En este contexto, la Ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, presentó una nueva y más amplia iniciativa de reforma laboral ante el Congreso de la República. Con un total de 92 artículos, esta propuesta busca concretar el concepto de trabajo decente como un derecho ciudadano, fortalecer la estabilidad laboral y la formalización del empleo con justicia social, en línea con estándares internacionales y obligaciones de derechos humanos suscritos por Colombia.

El propósito central de esta reforma es fomentar la transición de los trabajadores hacia la economía formal, asegurar relaciones laborales equitativas, incentivar los microemprendimientos y prevenir despidos injustificados. Un aspecto crucial es la definición de las jornadas laborales diurnas y nocturnas, estableciendo un límite máximo de ocho horas por día y 42 horas semanales. Además, se permite la distribución flexible de la jornada semanal en cinco o seis días, siempre garantizando el descanso y el salario justo.

Sin embargo, la nueva iniciativa enfrenta obstáculos políticos en el Congreso, ya que partidos de oposición al Gobierno se oponen a su aprobación. La forma en que se presentó la reforma generó controversia, y las diferencias políticas con los partidos que inicialmente respaldaron al presidente Petro han debilitado la coalición gubernamental.

El ambiente entre el presidente Petro y el sector empresarial también se ha tensado, evidenciado por su cancelación de participación en eventos clave y la falta de consenso en temas clave como la reforma laboral. Petro ha expresado su deseo de alcanzar un gran acuerdo nacional para llevar adelante sus reformas, reconociendo la necesidad de construir consenso en lugar de imponer medidas unilaterales.

A pesar de estos esfuerzos, el camino de la reforma laboral en esta legislatura será desafiante, especialmente debido a las elecciones regionales y locales que se avecinan. Estos comicios no solo influirán en la aprobación de la reforma, sino que también serán un barómetro para evaluar la gestión de Petro hasta el momento y moldearán el panorama electoral rumbo a las elecciones presidenciales de 2026. En este contexto, la reforma laboral se convierte en un punto crucial en la agenda política de Colombia.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68