El Poder Judicial, "secuestrado" por élites: asegura AMLO

 


México

Redacción Sufragio


El presidente Andrés Manuel López Obrador no ha escatimado críticas hacia el ministro Luis María Aguilar Morales, cuestionando su compromiso con la educación de los niños y poniendo en tela de juicio sus prioridades. En un acto de acusación enérgica, López Obrador plantea preguntas incisivas sobre el verdadero enfoque de Aguilar Morales en su papel como ministro. El presidente señala la paradoja de suspender la distribución de libros de texto mientras persiste un expediente de evasión fiscal por una asombrosa suma de 25 mil millones de pesos, sin resolución por ocho meses.

El mandatario, en su característico estilo crítico, apunta directamente a las desigualdades dentro del sistema judicial y alude a un doble estándar en la asignación de recursos y la toma de decisiones. López Obrador denuncia el sistema de privilegios y la aparente "secuestro" del Poder Judicial por parte de las élites económicas y poderosas. Critica los salarios exorbitantes de los ministros de la Suprema Corte, que superan incluso las percepciones del propio presidente, y pone en entredicho la necesidad de mantener un fideicomiso de 20 mil millones de pesos para tales privilegios.

La crítica del presidente hacia el Poder Judicial no se detiene ahí. Él insta a una reforma profunda en esta entidad, haciendo un llamado a que la transformación emane desde adentro. Propone una elección de jueces, magistrados y ministros que no esté controlada por una cúpula cooptada por intereses particulares, sino que refleje los valores y necesidades del pueblo.

En esta narrativa, López Obrador destaca el contraste entre la actitud del Poder Judicial y las necesidades de la población. Él subraya la insensibilidad y la falta de conexión con la realidad que representa un salario de casi 700 mil pesos para un impartidor de justicia, mientras la mayoría de la población lucha por lo básico. A través de una retórica aguda, el presidente insinúa que tal disparidad socava la integridad y objetividad del sistema judicial.

El presidente también critica la decisión de suspender la distribución de libros de texto en algunas regiones, cuestionando cómo se puede justificar la privación de material educativo esencial para los niños. Con un tono desafiante, cuestiona si la verdadera intención es cerrar las escuelas, exponiendo la aparente contradicción en las acciones del Poder Judicial en comparación con su deber de proteger los derechos de los ciudadanos.

En este entorno de tensiones, senadores de Morena expresan su respaldo a la urgente necesidad de una reforma del Poder Judicial. Resaltan la importancia de poner fin a los excesos y lujos en la Suprema Corte, y critican el caso del ministro Luis María Aguilar como ejemplo de una falta de responsabilidad hacia asuntos financieros cruciales. Además, sugieren recortar el presupuesto del Poder Judicial en respuesta a esta inacción y destacan la necesidad de que la Corte favorezca los intereses del pueblo en lugar de intereses particulares.

En este discurso, el presidente y los senadores de Morena buscan poner de manifiesto las desigualdades y el doble rasero dentro del Poder Judicial, destacando la necesidad urgente de reformas que restauren la equidad, la integridad y la conexión con las necesidades de la sociedad.

Artículo Anterior Artículo Siguiente