El libertarismo y el ascenso de Javier Milei en Argentina



 Argentina

Redacción Sufragio

En el año 2021, el diputado Javier Milei se autodefinió como un liberal libertario y filosóficamente se presentó como un anarquista de mercado. Su sorprendente victoria en las elecciones primarias de Argentina captó la atención de propios y extraños, convirtiéndolo en el favorito para las elecciones presidenciales programadas para el 22 de octubre.

Milei plasmó su posición en "El camino del libertario", una compilación de sus discursos y escritos, donde explora el camino que lo llevó a captar el descontento de la sociedad con la llamada "casta política". Como economista de 52 años, ha destacado por su estilo "rockero" y ha ganado notoriedad a lo largo de los años gracias a sus intervenciones controvertidas y a menudo vehementes en los programas de televisión más populares de Argentina.

Su retórica, que incluye declaraciones como "vengo a sacar a estos delincuentes a patadas", ha resonado particularmente entre los jóvenes y la clase media desencantada, quienes se han sentido frustrados por la incapacidad de las fuerzas políticas tradicionales para resolver los problemas más acuciantes, como la inflación galopante.

Aunque sus propuestas de "dinamitar" el Banco Central, eliminar la "obra pública", recortar los subsidios y permitir el porte de armas parecen coincidir con la perspectiva libertaria, algunos anuncios han generado dudas.

El libertarismo, una filosofía política que coloca la libertad individual como su valor supremo, encuentra sus raíces en la Ilustración del siglo XVIII y cuestiona la imposición de deseos de un grupo sobre otros por herencia o motivos religiosos. Los libertarios abogan por una sociedad de cooperación, tolerancia y respeto mutuo, y tienden a desconfiar del Estado por considerarlo invasivo e innecesario.

Milei comparte varios postulados básicos del libertarismo, considerando al Estado como un enemigo y los impuestos como una forma de opresión. Sin embargo, sus opiniones sobre temas como el aborto lo han llevado a ser cuestionado como un libertario genuino. A pesar de estas contradicciones, algunos expertos consideran que Milei representa una forma de libertarismo, mientras que otros lo etiquetan como un paleolibertario o anarcocapitalista.

En última instancia, su impacto en la política argentina y su capacidad para cumplir sus promesas se verán reflejados en las elecciones presidenciales de octubre. La intersección entre su retórica libertaria y sus posturas conservadoras ha generado un debate sobre su verdadera ideología y su posible papel como líder en un país que busca soluciones a sus desafíos socioeconómicos.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68