Daniel Noboa, pasó de asambleísta debutante a presidenciable en segunda vuelta

 


Ecuador

Redacción Sufragio

El mundo de la política ecuatoriana se ha visto sorprendido por la rápida ascensión del joven político Daniel Noboa Azín, quien en apenas dos años ha logrado llegar a la segunda vuelta electoral. Encabezando la alianza ADN, conformada por dos movimientos políticos que hasta ahora no habían tenido gran relevancia, Noboa busca posicionarse como una opción distante de la confrontación, presentando una cara fresca, juvenil y honesta. No obstante, su breve trayectoria política no está exenta de controversias.

Aunque en sus dos años como asambleísta pasó en gran parte desapercibido, el nombre de Noboa está asociado a episodios destacados de la disuelta Asamblea Nacional. Su debut político tuvo lugar en 2021, cuando se convirtió en asambleísta por Santa Elena bajo la bandera de Ecuatoriano Unido, el extinto partido dirigido por Edwin Moreno, hermano del expresidente Lenín Moreno. Sin embargo, su campaña inicial no estuvo exenta de críticas, ya que se le cuestionó por la entrega de dádivas, desde kits alimenticios hasta electrodomésticos.

A pesar de haber pasado mayormente inadvertido en el Legislativo, su breve tiempo como asambleísta estuvo marcado por momentos polémicos. Desde su inicio, fue designado presidente de la Comisión de Desarrollo Económico, un puesto que le brindó influencia y lo vinculó al Gobierno de Guillermo Lasso. Su cercanía con Lasso se mantuvo en los primeros meses, participando en reuniones clave y desempeñando un papel importante en la aprobación de reformas tributarias y leyes económicas.

No obstante, su relación con el Gobierno se volvió más tensa con el tiempo. A pesar de haber tenido un papel protagónico en la Ley de Desarrollo Económico y la Ley de Inversiones, Noboa sorprendió a muchos al pedir cambios en la última etapa de aprobación de esta última ley y luego desaparecer del proceso, lo que marcó un punto de quiebre en la relación entre la Asamblea y el Gobierno.

En lo que respecta a su producción legislativa, Noboa registró una presencia discreta. Durante sus dos años como asambleísta, participó en solo el 49.4% de las votaciones y tuvo solo 11 intervenciones en el Pleno. Además, su trabajo en fiscalización fue limitado, habiendo presentado solo 54 pedidos de información y ningún pedido de juicio político. Su producción de proyectos de ley también fue mínima, con solo dos propuestas.

De hecho, Noboa se mantuvo cercano a Lasso en los primeros meses. Por ejemplo, aunque no fue parte de la comitiva oficial que acompañó al Presidente a España en noviembre de 2021, sí estuvo presente en algunas reuniones.

Para hacer uso de este contenido cite la fuente y haga un enlace a la nota original en Primicias.ec: https://www.primicias.ec/noticias/elecciones-presidenciales-2023/daniel-noboa-candidato-adn-presidente-asambleista/

Más allá de su carrera política, la vida personal de Noboa también ha estado rodeada de controversia. Nacido en el seno de dos figuras políticas prominentes, Álvaro Noboa y Anabella Azín, su experiencia previa incluyó la administración de las empresas familiares. Además de su formación académica, incluyendo estudios en la Universidad de Nueva York y Harvard, su vida privada ha sido objeto de escrutinio público, desde su matrimonio con la influencer Lavinia Valbonesi hasta acusaciones de infidelidad y malos tratos por parte de su exesposa Gabriela Goldbaum.

La sorprendente carrera política de Daniel Noboa Azín lo ha llevado a la segunda vuelta electoral en un tiempo excepcionalmente corto. Aunque se presenta como una opción joven y honesta, su trayectoria no está exenta de controversias y momentos polémicos, lo que arroja un matiz intrigante sobre su propuesta política y su capacidad para liderar en un escenario tan desafiante como la arena política ecuatoriana.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68