Cuerpo de María Fernanda no presenta huellas de violencia tras autopsia: SRE

 


Alemania

Redacción Sufragio

Las autoridades alemanas han anunciado que la causa de la trágica muerte de María Fernanda, la joven mexicana que había desaparecido en Berlín y posteriormente fue hallada sin vida, podría tomar entre ocho a doce semanas para ser determinada.

Mediante un comunicado emitido por la Embajada de México en Alemania, se ha detallado que los resultados preliminares de la autopsia han revelado la ausencia de indicios de violencia en el cuerpo de la joven.

"La investigación continúa en curso, abarcando diversos estudios destinados a establecer con precisión tanto la causa como el momento exacto del fallecimiento", reza el comunicado.

La Embajada también ha informado que una vez que se complete el análisis forense del cuerpo de María Fernanda, se permitirá dar inicio a los procedimientos funerarios correspondientes.

El doloroso episodio se desencadenó el pasado 5 de agosto, cuando la familia de la joven de 24 años confirmó su triste fallecimiento.

"La joven, quien había sido reportada como desaparecida el 22 de julio de 2023, fue descubierta sin vida en Adlershof, alrededor de las 3:50 de la tarde. Un transeúnte avistó el cuerpo flotando en el canal Tetow cerca del puente Altglienicker, lo cual llevó a la inmediata alerta a las autoridades policiales y los bomberos", detalló la Policía de Berlín en un comunicado oficial.

A raíz de esta lamentable noticia, Alicia Bárcena, la titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en México, expresó que el país seguirá de manera minuciosa el desarrollo de la investigación en torno a la muerte de María Fernanda.

Mientras tanto, el proceso para esclarecer las circunstancias que rodearon la muerte de María Fernanda sigue su curso en un esfuerzo conjunto entre las autoridades alemanas y la Embajada de México, con la esperanza de arrojar luz sobre este trágico suceso y brindar respuestas a una familia devastada por la pérdida de su ser querido.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68