Se reaviva la indignación de los peruanos contra Dina Boluarte: Marchan para exigir renuncia de la presidenta




Internacional | Perú

Unos 300 peruanos marcharon el miércoles en Lima para exigir la renuncia de la presidenta Dina Boluarte y de los miembros del Congreso, en un reinicio de las extensas protestas de diciembre a febrero que empezaron en los Andes y dejaron más de 60 muertos.

Los manifestantes se desplazaron de forma pacífica por las calles del centro histórico de la capital, donde en febrero se prohibieron las marchas antigubernamentales por orden del alcalde Rafael López-Aliaga, ultraconservador y aliado de la mandataria.

Si bien se habían apaciguado las protestas en la capital las manifestaciones, en la sureña región de Puno, fronteriza con Bolivia, las marchas han sido recurrentes. Hace una semana, en el día de la bandera local, peruanos de zonas rurales marcharon con banderas con colores negro y blanco, en señal de duelo por la muerte a inicios de enero de 18 civiles a tiros en confrontaciones con la policía.

Shirley Muñoz, una vendedora de cosméticos de 51 años, agitaba el miércoles una bandera de Perú junto a policías antimotines. "Si es madre, si es mujer, que piense en los jóvenes que han muerto y que renuncie para que esté en paz con su conciencia", dijo la mujer en referencia a la presidenta Boluarte.

Angie Quispe, una trabajadora del hogar de 31 años, marchaba junto a su hijo Liam, de siete meses de nacido, para exigir la renuncia de la mandataria, pero también para pedir una mejora de su salario. "Desde que empezó el gobierno de Dina, no hay ninguna mejora para los trabajadores", indicó.

Las propuestas para adelantar las elecciones presidenciales y parlamentarias, que se debatieron a inicios de año en medio de las protestas, no parecen interesar al Congreso que ha enviado al archivo cinco planes que buscaban acortar el mandato de Boluarte y de los 130 legisladores.

Tanto el Parlamento unicameral como la presidenta mantienen elevados índices de impopularidad, según todas las encuestas. La firma Ipsos Perú reveló un reciente sondeo nacional de junio donde el 81% de los peruanos rechaza la labor del Parlamento, mientras que el 77% desaprueba la gestión de la mandataria.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Naciones Unidas coincidieron en mayo en que las fuerzas de seguridad realizaron un uso excesivo de la fuerza al reprimir las manifestaciones antigubernamentales que empezaron luego de que el 7 de diciembre el entonces presidente Pedro Castillo intentara disolver el Parlamento para evitar ser removido del cargo.

Horas después, la tarde del 7 de diciembre, el Congreso destituyó a Castillo por incapacidad moral. Le sucedió Dina Boluarte, quien era vicepresidenta. Las manifestaciones contra su gestión empezaron en el sur de los Andes, donde se concentra gran parte de la riqueza minera y turística del país y en zonas con enorme identificación con Castillo, ahora en prisión preventiva por tres años mientras es procesado por los presuntos delitos de rebelión y corrupción.

El saldo de las protestas fue de 49 manifestantes muertos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, según la Defensoría del Pueblo. Otros 11 civiles fallecieron en accidentes de tránsito o bloqueos de vías por los manifestantes. Siete uniformados también murieron.

Boluarte recibió temprano la visita del presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, quien llegó hasta un remoto pueblo peruano fronterizo con Ecuador donde se inauguró un Centro Binacional de Atención en Frontera. Es la primera visita de un jefe de estado extranjero a Boluarte, que no tiene vicepresidente.

Desde el inicio de su mandato, la peruana no ha podido salir del país para realizar visitas oficiales debido a que la constitución no prevé a quién dejar el poder mientras el presidente está fuera del país. Por ello, Boluarte ha propuesto al Parlamento gobernar de forma remota en caso de viajar al extranjero.


Fuente: Proceso

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68