Se terminó la esperanza para México: Gana Japón el Clásico Mundial de Beisbol



Mosaico | Deportes

México tuvo contra la pared a Japón, pero el bullpen falló a la hora cero y la Selección mexicana cayó 5-6 en semifinales del Clásico Mundial de Beisbol (WBC).

El equipo japonés, con el que la novena azteca ha perdido seis juegos de seis de 2006 a la fecha, dejó tendidos en el terreno a los mexicanos a pesar de que estuvieron al frente prácticamente durante todo el juego y que le cayeron al abridor estrella Roki Sasaki.

El derecho Giovanny Gallegos, quien marchaba en el WBC con dos juegos salvados y sin aceptar carreras, entró con la pizarra 5-4 a favor de México para bajar la cortina, pero el ligamayorista Shohei Ohtani lo recibió con un doblete. Después le dio base por bolas a Masataka Yoshida y llegó Munetaka Murakami, quien no había dado de hit en este juego, para conectar un sencillo por el jardín central y anotarse el triunfo que los llevará a disputar la final del WBC este martes frente a Estados Unidos.

El encuentro fue cardiaco y en el inicio un duelo de pitcheo entre los abridores Roki Sasaki, de 21 años, y el zurdo Patrick Sandoval quien tuvo que enfrentar a cinco bateadores zurdos en el line up de Japón. Sasaki con rectas de más de 100 millas por hora y una pichada de tenedor venenosísima maniató los bats mexicanos durante tres entradas, pero en la cuarta, ya con 2 outs en la pizarra, Rowdy Téllez, bateando a la banda contraria, le conectó hit al izquierdo. Isaac Paredes volvió a complicar a Sasaki con un batazo corto detrás de la tercera base y Luis Urías le reventó la pelota al lanzador japonés con un jonrón espectacular para poner a México al frente 3-0.

Los japoneses intentaban atacar a México, pero batallaron con el bateo oportuno. En total dejaron a 17 corredores en las bases. En la quinta, a Patrick Sandoval, y luego al relevista José Urquidy, se les incendió el rancho, pero el guante de Randy Arozarena ayudó a bajar la cortina. El cubano-mexicano primero le robó un jonrón a Kazuma Okamoto y luego apagó un obús que Kensuke Kondoh puso al filo de la barda del jardín izquierdo cuando Japón tenía la casa llena. México se salvó así de un feroz ataque.

En el sexto capítulo, Urquidy volvió a meterse en problemas, pues Ohtani le conectó hit y le dio base por bolas a Okamoto y a Tetsuto Yamada, pero, otra vez, apareció Randy Arozarena para quedarse con la pelota que Sosuke Genda bateó.

El veterano Yoshinobu Yamamoto, quien relevó a Sasaki, silenció los cañones de los mexicanos y salió ileso en la séptima cuando Alan Trejo se robó la segunda base, pero Japón retó la jugada y tras la revisión los ampayers marcaron el out.

En la séptima el bullpen mexicano volvió a pasar apuros. Ya con dos outs en la pizarra, José Urquidy toleró un sencillo de Kensuke Kondoh que marcó su salida del juego. El manager Benjamín Gil jaló por JoJo Romero quien le dio el pasaporte a Ohtani y después aceptó un descomunal jonrón de Masataka Yoshida que movió los cartones 3-3. Juego nuevo.

Pero la Selección Mexicana de beisbol vendería cara la derrota. Randy Arozarena conectó sencillo al central y Alex Verdugo le pegó un doble entre el central y el derecho que se fue hasta el fondo del parque. Joey Meneses también le pegó de hit a Yamamoto quien dejó el montículo para el relevista Atsuki Yuasa, quien recibió con ponche a Rowdy Téllez y después aceptó sencillo de Isaacc Paredes con el que Jarren Durán anotó la quinta carrera para México. Durán entró a correr como emergente en lugar de Verdugo.

En la octava, Japón siguió horadando el pitcheo azteca. Jesús Cruz golpeó a Okamoto y lo mandó gratis a la primera. Takuma Nakano entró a correr como emergente. Yamada le dio hit a la pradera izquierda, con toque de pelota Genda avanzó a la corredores y Hotaka Yamakawa conectó sencillo remolcador que puso la pizarra 5-4 con Nakano timbrando en la registradora. Gerardo Reyes sustituyó a Cruz y consiguió el tercer out de ese episodio.

Con apenas una carrera de diferencia, Giovanny Gallegos tenía la obligación de conseguir el salvamento, pero no pudo sacar un solo out en la novena. Así, Japón viniendo de atrás, mató las esperanzas de la selección nacional de beisbol de conseguir otro resultado histórico no sólo para este deporte, sino en la historia de los deportes de conjunto de México.

Taisei Ohta fue el pitcher ganador del juego y Gallegos el derrotado.


Fuente: Proceso


Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68