En Dinamarca se impone el bloque de izquierda

 


Internacional

El bloque de izquierda liderado por la primera ministra saliente de Dinamarca, la socialdemócrata Mette Frederiksen, obtuvo una mayoría de un solo escaño en las elecciones legislativas de este martes (01.11.2022), según los resultados completos.

 Escrutado el 100 por ciento de los votos, los resultados aún preliminares apuntan a que el centroizquierda logró el 49 por ciento, casi cinco puntos por encima de la oposición de derecha, lo que se traduciría en 87 escaños.

A estos habrá que sumar previsiblemente tres de los cuatro que se reparten los territorios autónomos de las Islas Feroe y Groenlandia, que se estima irán a parar a ese bloque, lo que le dará los 90 escaños justos que marcan la mayoría.

En Groenlandia, los colegios electorales cerraron a las 23.00 GMT y no se conocerá el resultado hasta la madrugada de este miércoles.

Hasta casi completarse el escrutinio, parecía que Frederiksen iba a quedar un escaño por debajo de la mayoría.

Ello la habría dejado supeditada a una negociación con Los Moderados, una nueva fuerza creada hace un año por el ex primer ministro Lars Løkke Rasmussen, cuyo proyecto de centro alcanzó 16 escaños.

El Partido Socialdemócrata fue la fuerza más votada y obtuvo el 27,5 %, dos puntos más que en los anteriores comicios de 2019 y sus mejores números en dos décadas. Perdieron terreno en cambio varios de sus aliados, en especial del Partido Social Liberal, que bajaría cinco puntos hasta el 3,7 %.

Caída de los liberales

Los social liberales fueron los que forzaron a Frederiksen a convocar elecciones anticipadas, por un escándalo político vinculado al sacrificio de millones de visones en otoño de 2020 por una mutación del coronavirus.

El Partido Liberal mantuvo su condición de primera fuerza del bloque de derecha, pero con apenas el 13,3 %, el peor resultado en 34 años.

La caída de los liberales obedece en buena medida a la aparición de dos nuevas fuerzas creadas por dos exfiguras de ese partido: Los Moderados, que se colocarían como tercera fuerza con el 9,3 %; y el xenófobo Demócratas de Dinamarca, de la exministra de Integración Inger Støjberg, con el 8,4 %.

Regresar a la Cámara, en la que habrá doce partidos, supone un triunfo personal para la popular política, que hace menos de un año fue condenada a dos meses de prisión por ordenar la separación ilegal de parejas de refugiados en el que fue el primer juicio político en Dinamarca en tres décadas.

Los comicios marcaron el regreso del ex primer ministro liberal Lars Løkke Rasmussen, cuyo partido aparecía por debajo de la barrera mínima del 2 % hace un mes y ahora se situó como tercera fuerza política.

(DW)

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 72