Ciudadanos ecuatorianos se pronuncian sobre el futuro de regiones naturales clave

 


Ecuador 

Redacción Sufragio

En un evento histórico, los ciudadanos de Ecuador han expresado claramente su opinión sobre el destino de dos regiones naturales cruciales para el país. Durante más de una década, grupos de activistas han luchado para llevar a cabo una consulta popular en torno a la explotación petrolera en el Parque Nacional Yasuní, una joya de biodiversidad ubicada en la Amazonía ecuatoriana.

Después de superar numerosos obstáculos, los promotores de la consulta lograron que se realizara simultáneamente con las elecciones presidenciales el pasado domingo. La pregunta central de la consulta fue: "¿Está de acuerdo con que el gobierno ecuatoriano mantenga indefinidamente bajo tierra los campos petroleros de ITT, conocidos como Bloque 43, ubicados en el Yasuní ITT?".

Según el Consejo Nacional Electoral, el 59% de los participantes respondió afirmativamente, optando por frenar la explotación en el Bloque 43, más conocido como Yasuní ITT.

No obstante, esta no fue la única consulta ambiental llevada a cabo en ese día trascendental. Los residentes de Quito también se manifestaron sobre el avance de la exploración minera en una zona de vital importancia en términos de biodiversidad: el Chocó Andino. Aproximadamente a 40 kilómetros del centro de la ciudad, esta región alberga una rica reserva ecológica, pero también posee valiosas reservas de minerales como oro y cobre.

El colectivo "Quito sin minería" ha sido un defensor destacado de la consulta popular en esta área, presentando cuatro preguntas para determinar si los habitantes de la zona respaldaban la prohibición de la explotación minera a diferentes escalas. La respuesta fue contundente, ya que el 67% de los votantes se pronunció a favor de la prohibición.

Pedro Bermeo, uno de los líderes de la iniciativa ciudadana, resaltó la importancia de la victoria en ambas consultas como un mensaje unificador de la voluntad ecuatoriana respecto al futuro. Señaló que no se trata simplemente de poner fin a la explotación petrolera o minera, sino de afirmar el derecho de las comunidades, especialmente las indígenas, a decidir sobre su entorno.

Estos resultados han generado un debate no solo dentro de Ecuador sino también en la escena internacional. Los medios de comunicación globales han destacado que esta consulta es el resultado de una iniciativa que se remonta a 2007, cuando el entonces presidente Rafael Correa propuso la no extracción de cerca de 850 millones de barriles de petróleo a cambio de compensación económica. Aunque esa propuesta se canceló años después, este referendo constituye la culminación de un esfuerzo ciudadano de una década para dar voz a la decisión sobre el futuro de estas regiones naturales.

Si bien ha habido preocupaciones planteadas por analistas y sectores industriales y mineros sobre el impacto de la victoria del "sí", los líderes de las iniciativas consultadas enfatizan que estos resultados representan el deseo de avanzar hacia una economía basada en la biodiversidad en lugar de la explotación de recursos naturales. Las implicaciones inmediatas incluyen la prohibición de nuevos contratos de explotación petrolera en Yasuní ITT y la imposibilidad de emitir nuevas licencias de explotación minera en el Chocó Andino.

Este acontecimiento refleja un profundo compromiso por parte de los ciudadanos ecuatorianos de equilibrar el desarrollo económico con la conservación de su rica biodiversidad y los ecosistemas naturales únicos en estas dos regiones naturales clave.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68