Costa Rica necesita un marco legal para llevar a cabo Ley de Economía Circular



Internacional 

A  finales de junio el gobierno de Costa Rica lanzó la Estrategia Nacional de Economía Circular (ENEC) con la intención de reducir la contaminación, sobre todo las emisiones de carbono, reutilizar los residuos y crear empleos verdes.

En la iniciativa decidió que construcción, turismo, comercio y servicios, manufactura o industria, agropecuario, pesca y forestal serían los sectores económicos con prioridad de economía circular al 2050.

Sin embargo, un proyecto impulsado por un par de diputados, aseguran que es necesario establecer un marco legal para implementar de manera concreta la economía circular en Costa Rica.

La intención es poner fin a un modelo lineal de producción y contribuir con un consumo sostenible en el territorio nacional.

“Es un paso importante para el país porque va a promover la reducción de residuos, la creación de empleos verdes, y una integración en la economía, tanto productiva como comercial. Costa Rica necesita un marco legal y este proyecto de ley será el primer paso para instituir la economía circular en el país”, dijo Manuel Morales, uno de los diputados que impulsa la propuesta.

El gobierno busca reducir la generación de residuos por lo que las alianzas público-privadas será de suma importancia para consolidar este modelo de producción, para lo cual la rectoría de la economía circular estaría en manos del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC).

Con la finalidad de lograr el objetivo, se propone el desarrollo de líneas de crédito y financiamiento verde para todos los proyectos relacionados con economía circular.

“Este proyecto pretende cambiar el esquema tradicional en la economía de este país, la economía en estos momentos se plantea de manera lineal y consideramos debe ser circular, de tal manera que el enfoque esté más dirigido a la protección del medio ambiente”, dijo el legislador Óscar Izquierdo, también proponente.

“La economía circular es una herramienta poderosa para el desarrollo económico de Costa Rica”, dijo Manuel Morales, diputado que impulsa la propuesta. 

Los incentivos de la iniciativa están relacionados con créditos fiscales aplicables al pago anual sobre el impuesto de la renta, con un límite máximo del 25% del monto a pagar del tributo, así como aplicar la depreciación acelerada de los activos en poder de la persona jurídica, para efectos de deducción de la renta bruta.

Para ello se deberá demostrar que al menos el 50% de los insumos productivos provienen de subproductos o de residuos recuperados o reparados por ellos mismos o por terceros y que se incorporaron en sus procesos productivos como materias primas.

Destaca que los establecimientos comerciales que vendan alimentos y productos de consumo humano no podrán destruir o desechar sus excedentes o productos no vendidos.

Estos excedentes generados por los comercios deberán ser transformados, reutilizados, reciclados, compostados o donados, una  de las partes de la propuesta que podría salvar cientos de vidas.

La adopción de la economía circular permitirá mejorar los métodos de producción, contribuir al crecimiento económico y preservar los recursos naturales de manera sostenible. «Este nuevo modelo económico no solo generará beneficios ambientales, sino también económicos y sociales.

Fuente: La República



Artículo Anterior Artículo Siguiente

Bestiario Político No. 68